lunes, 16 de junio de 2008

PARA ENTENDER EL PARO DE CAMIONEROS EN ESPAÑA

Mi corresponsal en España, Fibrilatus, me envía una muy interesante crónica sobre la reciente huelga del transporte en España. Viene bien para entender mejor la realidad española y observar las diferencias y similitudes con la realidad Argentina:

"El sector del transporte está en manos de 2 colectivos: uno inmenso y mayoritario de autónomos que trabajan por su cuenta con 1-2 camiones de su propiedad. Este es el sector que está recagado. El otro sector dominante en volumen de negocios son las empresas distribuidoras y de transporte que tienen los grandes contratos: tipo Carrefour, cooperativas agrícolas, nafta y derivados, combustible para aviones, pescado, paquetes, grandes mercados mayoristas, etc…….. Estas empresas PRÁCTICAMENTE NO TIENEN CAMIONES y son las que contratan al resto. Consecuencias lógicas: NO CONSUMEN GASÓLEO, FIJAN LOS TIEMPOS Y LOS PRECIOS Y ENCIMA FAVORECEN EL DUMPING ENTRE EL SECTOR RECAGADO.
Por otra parte, el sector recagado (como se creen “empresarios”) no están asociados, no tienen representantes válidos y, por lo tanto, NO PUEDEN NEGOCIAR CON EL GOBIERNO NI EL GOBIERNO SABE CON QUIÉN HABLAR. Así pués, el Gobierno negoció con el sector empresarial fuerte y mayoritario (en volumen de negocio y transporte, no en individuos) unas mejoras en impuestos, seguridad social, etc…….que les permitirá ganar aún más y que al otro sector le da lo mismo PORQUE SON GASTOS QUE NO TIENEN.
Conclusión: las medidas del gobierno no tienen nada que ver con el gasóleo (que es la materia prima y principal fuente de alto costo de los recagados y que son los que hacen la huelga), da medidas favorables al sector que no gasta en gasóleo, etc…. La huelga se ha cerrado en falso. El desabastecimiento era lógico y previsible (por eso acaparamiento, colas para nafta,etc…..).
Además, el gobierno español no puede hacer mucho: no hay interlocutores válidos y TODO lo que pedían es ilegal: tarifa mínima, bajar impuestos al gasóleo (el 60% del precio son impuestos), subvencionar su precio, etc……PORQUE ESTÁ EXPRESAMENTE PROHIBIDO POR LA COMUNIDAD EUROPEA.

La gente apoyaba la huelga. Sólo empezó a apoyar la represión cuando empezaron a cortar rutas, quemar camiones o agredir a los no huelguistas. El desabastecimiento se preveía y se perdona, pero la “violencia” y que te toquen los huevos cuando vas al trabajo o al médico o a ver a tus padres no.

Como yo estaba de vacaciones, pude ver programas en la TV con debates con “expertos” y “grandes opinadores”. Cuando ya estaba hasta los huevos de las pelotudeces que decían agarré el teléfono y llamé para “intervenir en directo”: hice 2 apreciaciones. A).- Es verdad que el barril ha aumentado de precio mucho, pero nosotros los pagamos en euros y NUNCA EL EURO ESTUVO TAN FUERTE. En realidad, al cambio, nosotros lo pagamos igual que hace 3 años cuando había casi paridad euro-dólar. B).- No se puede poner tarifa mínima. Muy bien. Pero hay un agravio comparativo: las petroleras tienen autorización para ACTUALIZAR AUTOMÁTICAMENTE EL PRECIO EN FUNCIÓN DEL COSTE DEL BARRIL. ¿Por qué SÓLO las petroleras tienen derecho así a mantener el beneficio comercial pase lo que pase con los costos en origen?. ¿Por qué se nos pide a TODOS (mucha gente gasta gasóleo y nafta. Con la súper a 1,32 € el litro ya me dirás) sacrificio menos a las petroleras? ¿No tienen igual derecho los agricultores, pescadores, camioneros,etc…..?. ¡Te podés creer que el locutor dijo “Muy interesante esta aportación” pero los 2 contertulios no dijeron nada y el 3º se fue por las ramas!"

2 comentarios:

Francisco de Zavalía dijo...

Muy interesante la crónica.
El corte de las rutas se tiene que acabar YA!!!.
El viernes partí para Tucumán (hacía tres meses que no iba), y sufrí una demora de tan solo 1 hora y media.
Ayer partí a las 16:55 para Retiro, tendría que haber llegado a las 7 A.M, con tiempo de sobra para llegar a mi trabajo. Llegué a las 17:00 hs.
Si a un perejil como yo que agrega muy poco al PBI lo afectó tanto el corte, no quiero imaginarme lo que estan sufriendo miles de pequeños empresarios, cuentapropistas, etc.
Pero lo peor no fue la demora, fue la sensación de impotencia y, me atrevo a decir, hasta de violencia fisica sobre mi persona: simplemente no me dejaban pasar.
Escribiría la experiencia en mi blog pero aún estoy indignado.

Aldo Ulises Jarma dijo...

La verdad que ya de por sí el viaje es largo y una demora así rompe las pelotas a cualquiera.
Hoy soy optimista y creo que este conflicto está llegando inexorablemente a su fin...
Algún post tendré que hacer al respecto.
Un abrazo