sábado, 15 de mayo de 2010

CONO SIN Ñ ES GEOMETRÍA


Érase octubre del 2001 en Palma de Mallorca y ya hacía un par de semanas que me encontraba en España. Había salido de Tucumán unos días después de la caída de las torres gemelas en USA para hacer un Master en la cátedra UNESCO de la Univ. de las Islas Baleares.

En ese corto tiempo había aprendido algo de los isleños: los tipos tienen un casi nulo sentido del humor. Toda gente muy formal y cortés pero básicamente “aburrida” para un argentino acostumbrado al “vértigo” y a la ocurrencia a flor de piel. Con el tiempo sabría por qué eran así los mallorquíes, pero ahora no viene al caso.

El hecho es que el día de la iniciación del Master, en un muy formal acto en la UIB, rodeado de alumnos igualmente formales, observo entre mis futuros compañeros a uno que había asistido al acto académico con una remera con la siguiente leyenda: “Cono sin ñ es geometría”. En ese mismo instante supe que sería mi amigo, y también que no era mallorquí. En efecto, Sergi era de Lérida, le gustaba el fútbol, tenía un Mercedes Benz para salir de noche y fuimos inevitablemente amigos hasta la despedida:



Y qué raro es todo. Ahora que España está como está, con un Zapatero tragicómico que insiste en seguir (casi con precisión quirúrgica) la senda trazada por el dúo De La Rúa – Cavallo, no pude evitar acordarme de Sergi. Lo desconcertaban mis razonamientos. Le decía que veía algo raro en Mallorca: sus habitantes se creían alemanes pero en realidad eran camareros, albañiles o plomeros de los alemanes, y que ese “sueño europeo” no podía durar mucho tiempo.



Sergi coincidía, en parte, con esa mirada “extraña” pero no lo veía tan grave ni tan preocupante, y me acercó un artículo que Arturo Perez Reverte había publicado en El Semanal en el año 1996. Se titulaba "El acento de la fé" (recomiendo leerlo completo) y un fragmento decía así:

en España nunca hubo pensamientos, sino creencias… Ahí está la paradoja, y ése es justo el problema. Con el acento de esa fé en líderes, ideas, venganzas o tesoros de El Dorado, los españoles llenamos las mejores y también las más horribles _a menudo fueron las mismas_ páginas de nuestra historia. Y por ellas pagamos un altísimo precio. Pero el español ya no cree. Ni sueña. Como mucho, ajusta cuentas con el vecino por cuestiones de pesetas… Nos hemos vuelto unos mierdecitas de andar por casa; tan vulgares y ordinarios como cualquiera de aquellos a quienes antaño degollamos para ser diferentes. ¿Nos imaginan ustedes ahora echándonos a la calle para defender una monarquía, una república, un modo de vida o tan siquiera nuestra propia libertad?... Hace poco más de medio siglo aún éramos capaces de ello; ahora lo seguiríamos por la tele…”

Me acordé de eso por un comentario de Fibrilatus a este post: le llamaba la atención la nula movilización social en general en España. Algo parecido me decía en un mail un amigo tucumano que vive en Salamanca:

“Tengo la formación de la dura calle argentina. Los gallegos tienen un serio problema, no saben luchar como nosotros, no se saben arriesgar, ni saben domar la incertidumbre. Un poco de inflación y corren a pedir subvenciones y a culpar a Bruselas del cambio de ciclo. Se dejan de construir casas y parece que se derrumba la economía. Sube el euribor y ya no tendremos para las vacaciones y no hablemos de poder cambiar el coche, algo imprescindible para cualquier español que se precie“ por que los coches de ahora, pasan los 100.000 km y ya comienzan a dar problemas” ( cita textual de una joven salmantina ). Un país con miedos a los cambios, de tendencia conservadora, fiel a las costumbres y incluso a las más inhumanas y estúpidas”

Al releer ese artículo del ahora best seller DonArturo, me asaltó una duda: ¿Qué pensará ahora Perez Reverte? Googleando no tardé mucho en descubrirlo. Esto escribió en octubre de 2009 sobre los españoles: Un rebaño analfabeto, sumiso, de albañiles, putas y camareros, donde los únicos que de verdad van a estar a gusto, sinvergüenzas aparte, serán los jubilados guiris, los mafiosos nacionales e importados, y los hooligans de viaje y tres noches de hotel, borrachera y vómito incluidos, por veinticinco euros.

Para entonces, los responsables del desastre se habrán retirado confortablemente al cobijo de sus partidos, de sus varios sueldos oficiales, de sus pingües jubilaciones por los servicios prestados a sí mismos. A dar conferencias a Nueva York sobre cómo nos reventaron a todos, dejando el paisaje lleno de tiendas cerradas y de vidas con el rótulo se traspasa. Así que malditos sean su sangre y todos sus muertos. En otros tiempos, al menos tenías la esperanza de verlos colgados de una farola

No caben dudas: el ¡Qué se vayan todos! de Argentina 2001 parece suave a la par de ese final de Pérez Reverte. Y motivos no le faltan. Cómo decía Fibrilatus antes de las medidas de Zapatero: “Aquí en España ya hablan (empiezan así) de bajar sueldos, retrasar jubilaciones, eliminar pagas, etc... etc... ¡Mientras tanto el Vicepresidente del Banco Santander, gran trabajador, se retira con 85 millones de euros de prima ! ¿Este tipo no puede reducirse el sueldo y sí puede el minero jubilado?”

Eso no puede funcionar. Está destinado al fracaso: Algo debe tener el agua si la bendice el F.M.I.: los argentinos lo sabemos de sobra.



¡Pobre pueblo español! En los próximos días veremos si dejan de ser unos mierdecitas de andar por casa, como dice Pérez Reverte. Se les va el futuro en ello. Les llegó el momento de ponerse la remerita: “Cono sin ñ es geometría”, y emprenderla contra el círculo vicioso que les proponen, para salir de la crisis, la misma pandilla que los metió en ella. Un coñazo por donde se lo mire. ¿o no Fibrilatus?

3 comentarios:

Fernando Cassia dijo...

Excelente post, y excelente remera. ;-)

Volviendo al tema... eso es lo que más tristeza me da, ver a Zapatero y Rajoy competir por quién hace el mayor ajuste.

Como dijo un ex-ministro de economía (que ahora es contrera y trabaja en un programa semi-adolescente de radio), ajustar en épocas de recesión "va contra lo que enseñan todos los libros de texto" en economía...

FC

Anónimo dijo...

Muy bueno, Aldo!. Quizás un poco hiperbólico pero ajustado en el fondo.
Quería destacar otros 2 aspectos que completan el cuadro.
1).- En España y en Europa en general existe la creencia firme de que tu país es "independiente". Quizás porque el nivel de vida sigue siendo equilibrado y no hay (de momento, ojo) excesiva miseria, nadie analiza hasta qué punto cada país sigue una disciplina "europea" y no nacional y hasta qué punto el FMI y otros modulan, presionan, dominan y manipulan a todos. Es decir, no hay una consciencia desarrollada del "imperialismo", de la lucha constante de intereses supranacionales. Pocos conciben que con el hundimiento de Grecia (que nunca podrá pagar y acabará excluido del euro después de ingentes esfuerzos por intentar pagar) alguien sale ganando. Tampoco vislumbran que endeudar a Grecia es un gran negocio para los grupos financieros y para algunos países, ni el papel que juega la UE dominada por Alemania que juega el papel interno en Europa de subimperio con zona de influencia.Y si alguien lo pone sobre la mesa es inmediatamente tildado de "tardocomunista", "marxistaleninista trasnochado",etc...etc... Podría seguir, pero creo que ya entienden el sentido de lo que quiero decir.
2).- No se puede negar el progresismo de Zapatero ni de su gobierno ni del Psoe. Sin embargo, adolecen de una actitud que es una constante histórica: en épocas de bonanza desarrollan más o menos sus postulados, pero en épocas difíciles nunca dudan: viran a la derecha. Ha pasado ya con Felipe González en épocas recientes, pero también previamente al advenimiento del nazismo o del fascismo en épocas más lejanas.A la hora de la verdad imitan a la derecha (hay un especie de proverbio por aquí que dicen que para tener una copia mejor tener al auténtico) y lo único que logran es favorecer su llegada. Sólo hay una salida que nunca tomarán: la coherencia, la fidelidad a los principios, el "morir con las botas puestas" que es, irónicamente, la única vía y postura que puede mantenerles en el poder y que evitaría el triunfo de Rajoy.

Un abrazo,

Fibrilatus

Fernando Cassia dijo...

"nadie analiza hasta qué punto cada país sigue una disciplina "europea" y no nacional y hasta qué punto el FMI y otros modulan, presionan, dominan y manipulan a todos. Es decir, no hay una consciencia desarrollada del "imperialismo", de la lucha constante de intereses supranacionales."

De ahí a decir que el MercoSur-Unasur son una porquería y que por qué "Brasilia tiene que dictar resoluciones que van contra los intereses del (Uruguay, Paraguay) hay una línea muy fina.

Yo creo en las uniones de países y en el concepto de supranacionalidad, por ejemplo, el tribunal penal internacional.

Evidentemente lo que causa perjuicios es la unión monetaria, pero en todos los demás aspectos es bueno funcionar como bloque, poniendo límites comunes y homogeneizando la legislación en un grupo de países, para poner límites al libremercado.

¿O ahora vamos a decir que estamos en contra de la "Patria Grande" latinoamericana?

Los "nacionalismos vacíos" (contra el vecino) siempre fueron un engaño...

FC