martes, 4 de mayo de 2010

COMUNICADO URGENTE DESDE MI RESIDENCIA EN TUCUMAN

Directamente desde el Norte Argentino hago saber a Diego Gvirtz y a sus seguidores, en honor a la Verdad, a la cual defiendo como virtud primordial del SER, no aceptar más este juego inadmisible y solapado en el cual me veo envuelto. Ahora mismo me encargaré de contar la Verdad, la cual por pudor y respeto, he sabido callar:
El domingo pasado, en el programa 6,7,8, emitieron este informe denominado "JULIO BLANCK y el archivo demoledor":



Reconozco que me encantó el informe. Y me habría gustado más si al menos mencionaban a este humildísimo blog del interior profundo de Argentina como la fuente para el informe del programa: remito al post sobre "Blanck trae suerte" del 20 de abril pasado.
En fin... recuerdo que al blog "La cosa y la causa" le pasó algo similar. Muchachos de 6,7,8: no pasa nada... para eso estamos. Pero una palmadita de vez en cuando no viene mal. ¿ o no Mauri ? ¿ Incluimos estos casos en el Manifiesto Bloguero ?
Mientras sentamos jurisprudencia blogueril, les dejo mi pequeño castigo a mis "anónimos lectores" de 6,7,8. Deberán leer de corrido este post de Mimicha Bobbio que no tiene desperdicio:


"Con la lectura misma fue como empezó mi amor por la política.
Pero la verdadera política, no como espectáculo número uno de los mass-medias.
Para ese entonces, era toda una frondizista.
Intransigente. Claro, leía todos los “Que” que encontraba. Por supuesto, leía Patoruzito. Que como éramos tantos en casa, era escondido detrás de la biblioteca.
Si mal no recuerdo, de niños, salíamos a la calle a esperar al diariero para ser los primeros en encontrarlo.
Curioseaba en los libros de la Enciclopedia Quillet.
¿¡Dónde habrá ido a parar!?
Hasta el día de hoy sigo siendo una “come libros.”
Pero aquella, fue una época nefasta. Un conocido me prestó el libro “Por qué no soy cristiano” de Bertrand Russell con la venenosa interrogativa de la predestinación. Desde los cinco años mi vida escolar transcurrió entre misas, confesiones, comuniones diarias, retiros espirituales y misas por las tardes de Los Agustinos Recoletos en frente de casa.
Era un libro muy razonado contra la Fe. El misterio.
A la mañana siguiente en el colegio, pido permiso en clase para hablar:
-Padre, no creo más ni en Su Dios ni en nada.
-¿Qué pasó? Mira, que todos dudamos alguna vez.
-No me venga con las dudas. Le digo que NO creo más. (Le conté sobre el libro)
-Bueno, pero ahora tienes otro Dios que es Bertrand Russell.
Como él no cree, ha jugado contigo en un momento tuyo de gran vulnerabilidad.
Y te ha convencido. Pero no creo que ese sea el punto.
Lo que te sucede, es que estás enojada porque no puedes explicar tu Fe.
Estás enojada con Dios.
¡Era verdad! Y un buen día me encontré llorando en un banco de la Iglesia.
Ya no estaba enojada sino avergonzada (…)La Fe, es como el amor verdadero. Al alimentarlo, no te abandona jamás"

Y si no escarmientan con esto, tengo preparado algo peor: un anticipo del nuevo libro de 500 páginas de Luis Majul dedicado a Daniel Vilas. Tiembla el periodismo de investigación... ¿No Lucas Carrasco?

3 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Juaaaaaaaaaaaaaaaaa

Lucas Carrasco dijo...

pfffff, seeee. Estoy en facebook haciendo una campaña de firmas para reclamar al gobierno que persiga a Luis Majul, así se deja de joder de una vez por todas y es felíz.

Matias Pozzo dijo...

Los amigos de 678 nunca tienen tiempo para las referencias y citar fuentes...es que el tiempo es tirano en TV!! Y con respecto a Majul, el pobre se debe haber enterado que existió un tal Walsh que fue periodista y perseguido. Pobre, le avisaron tarde. Muy bueno el blog!
Un abrazo. MP.