lunes, 1 de junio de 2009

LAS DOS MITADES DE MARIO VARGAS LLOSA


Escribir sobre Mario Vargas Llosa siempre trae una doble connotación: por un lado, es innegable que hoy por hoy es uno de los mejores escritores vivos de América Latina y hasta del mundo; por otro lado, si nos centramos en sus opiniones relacionados a la política y a la economía, sus necedades ideológicas lo colocan también en el podio de los mayores gorilas y agentes imperialistas de América Latina y del mundo. Pero como él mismo dice “una cosa es la realidad y otra la ficción”.

Aunque en las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, la realidad y la ficción fueron de la mano para Vargas Llosa. Acá lo vemos cuando militaba en la izquierda anti-imperialista del “boom literario latinoamericano”.


Era la época en que se codeaba y coincidía con García Márquez, José Donoso, Pablo Neruda, Juan Carlos Onetti, Carlos Fuentes, etc.

Hay múltiples versiones acerca de cuando se produjo su “conversión” ideológica. Hay quienes dicen que fue fruto de una pelea con García Márquez, otros le adjudican los méritos a su hijo Alvaro e incluso algunos lo atribuyen simplemente a su paulatino aburguesamiento y senilidad.

Cualquiera fuese la causa, hoy Mario Vargas Llosa responde a la perfección al prototipo del converso: “todo converso se vuelve más papista que el papa”

Solo así se explican sus posturas ideológicas pletóricas de lugares comunes de la derecha más arcaica, que aquí suscribirían (y suscriben) gustosos Biolcati, Grondona, o sus variantes panfletarias pseudo intelectuales institucionalistas: tipo rabino Bergman, Marcos Aguinis o Daniel Sabsay.

Vean si no, sus declaraciones al diario Perfil:

“Siempre entro en la perplejidad y la confusión cada vez que me preguntan por la Argentina. Yo creo que entiendo todo en política latinoamericana salvo la Argentina. Para mí, la Argentina es una especie de galimatías indescifrable”

—¿Qué es lo que no entiende?

—¿Cómo se puede entender el caso de Argentina? Un país que era democrático cuando tres partes de Europa no lo eran; un país que era uno de los más prósperos de la Tierra cuando América latina era un continente de hambrientos, de atrasados. El primer país del mundo que acabó con el analfabetismo no fue Estados Unidos, no fue Francia; fue la Argentina con un sistema educativo que era un ejemplo para todo el mundo y que constituía un instrumento extraordinario de creación de igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos. Ese país, que era un país de vanguardia, ¿cómo puede ser que sea el país empobrecido, caótico, subdesarrollado que es hoy? ¿Qué pasó? ¿Alguien los invadió? ¿Estuvieron enfrascados en alguna guerra terrible? No. Los argentinos se hicieron eso. Los argentinos eligieron a lo largo de medio siglo las peores opciones y además siguieron eligiendo las peores opciones a pesar de todas las experiencias negativas.

—¿Usted se refiere al peronismo?

—Eso es. El peronismo es elegir el error, perseverar en el error a pesar de las catástrofes que se han ido sucediendo en la historia moderna del país. ¿Cómo se entiende eso? Un país de gentes cultas, absolutamente privilegiado, una minoría de habitantes en un enorme territorio que es un continente que concentra todos los recursos naturales. ¿Por qué no son el primer país de la Tierra? ¿Por qué no tienen el mismo nivel de vida que Suecia, que Suiza? Porque los argentinos no han querido. Han querido, en cambio, ser pobres. Han querido vivir bajo dictaduras, han querido vivir dentro del mercantilismo más espantoso. Hay en esto una responsabilidad del pueblo argentino. Eso es lo primero que tendría que reconocer la Argentina. Nadie les hizo eso. Lo construyeron ustedes mismos.

—Se nota que es algo que le duele mucho.

—Para mí, es espantoso lo que ha ocurrido en la Argentina. La primera vez que fui allí, quedé maravillado. Un país de clases medias, donde no había pobres en el sentido latinoamericano de la pobreza. ¿Cómo puede estar una pareja como los Kirchner gobernando ese país? ¡Qué degradación política, qué degradación intelectual! ¿Cómo es eso posible?

A primera vista uno lee estas declaraciones y piensa: pobre, el senil Vargas Llosa ya excedió todo tipo de delirio intelectual y no se encuentra en sus cabales.
Pero a poco de analizar sus palabras uno no puede sino concluir: este tipo es un HIJO DE PUTA. Y me la banco.
Afirma con total desparpajo: “los argentinos han querido vivir bajo dictaduras. Los argentinos eligieron a lo largo de medio siglo las peores opciones”
No es casual, después veremos porqué, que este tipo coincida con la tesis del ex jefe de la SIDE durante el menemismo: el “tata” Yofre: FUIMOS TODOS.

Cuando comenté ese libro sostuve: Yofre intenta hacer algo muy similar a lo que muchos "voceros de la historia oficial" pergeñaron sobre el nazismo en la posguerra: afirmar que "fuimos todos" los responsables del genocidio que la ultima dictadura militar perpetró en nuestro país.
De esta manera, Yofre querría dejar en claro que en esos años todo era "confuso" "brumoso" "vizcoso" y que los malos no eran tal vez tan malos ni los buenos eran quizás tan buenos. Para Yofre, TODOS, TODOS fuimos o somos responsables. Eso equivale a decir, por ejemplo, que los pibes de las noches de los lapices, que los miles de obreros, estudiantes y profesionales así como un sin numero de luchadores sociales tienen tanta responsabilidad como sus torturadores en lo que se produjo del 76 al 83. En Alemania postnazi ya se aplicó esa teoría de la "culpa colectiva": el fuimos todos no permite identificar a los responsables reales: desde Videla y Kissinger hasta Martinez de Hoz y el "argentino medio" que pegó en su auto el slogan "los argentinos somos derechos y humanos".
La realidad (y no “la ficción” de Vargas Llosa) muestra que el “fuimos todos” esconde lo fundamental: desde que se desclasificaron los archivos de la CIA, ya nadie discute que se instrumentó en la década del 70 en Latinoamérica el llamado PLAN CÓNDOR que instauró dictaduras militares en casi todo el continente. No fue casualidad: se fue creando el clima y proveyendo la logística necesaria en todos los casos. Muchos juzgaron necesario, en el caso argentino, que el plan económico entreguista de Martínez de Hoz y sucesores (las ideas “liberales” que hoy defiende Vargas Llosa) era inviable si no se diezmaba una generación combativa. Y se pusieron manos a la obra vía EL TERRORISMO DE ESTADO.

No voy a entrar a analizar la descalificación al peronismo de Vargas Llosa. Es su opinión. Está en su derecho. Pero, eso sí, cuánto me hubiera gustado que usara, oportunamente, los calificativos de degradación política y degradación intelectual que ahora enrostra a los Kirchner, contra George Bush, Vicente Fox, Aznar o Menem.

Pero no seamos ilusos, miren esta foto:


A pesar de estar en blanco y negro, es un documento IMPRESIONANTE:
Allí están:
Los dos de la izquierda:
Gerardo Bongiovanni (un don nadie)
José Maria Aznar (el ex presidente español, víctima de las relaciones carnales con George Bush)
Los dos de la derecha:
Vicente Fox ( el ex presidente de México: otro reconocido lamebotas yanqui)
Mario Vargas Llosa (defínalo usted mismo)
Y adivine quien está en el medio. Ya lo sacó?
Sí... el colorado De Narváez!
¡Cómo hablan algunas fotos! ¡Cuánto en común tienen todos estos cipayos!
¿Todo cierra no? El antiperonista Vargas Llosa levantaría las dos manos en favor de la campaña desperonizadora pergueñada por el ecuatoriano Durán Barba, asesor del colo De Narváez y de Macri.
Pero lo más importante: Aznar y Fox fueron MUY funcionales al imperio, Vargas Llosa vive su cuarto de hora en ese papel. El Vice Ministro de cultura de Venezuela, Iván Padilla, señaló hace unos días:

“Mario Vargas Llosa, convertido en un agente de la CIA y repetidor de consignas vacías, hoy le ha dado la espalda a los pueblos del mundo y se ha convertido en vocero de la derecha internacional... aunque la pluma del escritor peruano es respetada, como actor político trata de imponer sus criterios al servicio de los imperios español y estadounidense"

¿ Y el colo De Narváez?


Todo tiene que ver con todo en la derecha latinoamericana: no tiene nada de raro que Vargas Llosa coincida con el "fuimos todos" del "Tata" Yofre y menos aún que cene y se saque fotos con De Narváez. En realidad, lo extraño sería la inexistencia de vínculos. ¿Por qué?

Si nos remontamos a junio de 2008 se aclara el panorama. Acá se describe como en esa época la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, desmontó el llamado proyecto "negro el 29" con el que Duhalde vaticinaba una crisis de gobernabilidad para Cristina Kirchner que él proyectaba capitalizar. La jueza investigaba desde agosto de 2006 a una banda de expertos en el hackeo de e-mails y otras formas de espionaje ilegal y a raíz de ello ordenó allanamientos en los domicilios de quienes se perfilan como personajes centrales de la trama: “Tata” Yofre, el general retirado Daniel Reimundes (ex secretario general del Ejército en los gobiernos de Fernando De la Rúa y Eduardo Duhalde) y el responsable del portal Seprin, Héctor Alderete.
Allí salió a la luz el papel central que jugó un "amigo" del "Tata" Yofre: un tal Carlos Prieto que lo contactó con Norman Bailey, hasta hace poco jefe de inteligencia norteamericana para los asuntos de Cuba y Venezuela, en otros tiempos funcionario de George Bush padre, luego de Bush hijo y también de Ronald Regan. Bailey es un hombre de confianza de John Negroponte, segundo del departamento de Estado Norteamericano durante la presidencia de Bush. Prieto habría facilitado un encuentro entre Bailey y el bonaerense en Washington y otro en Buenos Aires. También le habría dado alguna mano a Francisco De Narváez en el país del Norte.

Está claro que toda esta gente: los Bush, Aznar, Fox, Vargas Llosa, De Narváez , Duhalde, Tata Yofre, comparten mucho más que una foto, un lobbista o un operativo de inteligencia. Todos tienen grabado en algún lugar de su cuerpo (aunque no lo veamos), el mismo tatuaje de De Narváez: "Crisis es oportunidad"
Aunque después nos digan, nuevamente, y a modo de reproche: "Fuimos todos"

8 comentarios:

Fernando Cassia dijo...

Brillante analisis!. Conocia el incidente del "Tata" y la cyber-banda, pero no los detalles de este personaje de la inteligencia yanqui.

Una cosa, cuando decis "que aquí suscribirían (y suscriben) gustosos Biolcati, Grondona, o sus variantes panfletarias pseudo intelectuales institucionalistas: tipo rabino Bergman, Marcos Aguinis o Daniel Sabsay."

Te olvidas de un par... Tomas Abraham y Pepe Eliaschev... no para... creo que Pepe Pompin ni siquiera califica como pseudo intelectual.

FC

Gerardo Fernández dijo...

Buen post, Aldo. Y la foto es soberbia (aviso que la choreo)
Aunque esa foto es como vieja ya ¿no? Ahora está todo oscuro el tipo
Saludos

De vierde man dijo...

Yo creo que el que dice "fuimos todos", sólo intenta solapar su verdadera culpabilidad, al menos alivianar el peso de la cruz que lleva.
Es verdad, yo también suscribo a que el tipo es "un hijo de puta". Lei algunas editoriales en La nación, y de verdad, el tipo da asco, habla de la Argentina como si viviera acá, como si estuviera viviendo consecuencias terribles de una crisis que no se quien se la cuenta.
Que siga en la ficción, hasta quizá seguiría leyéndolo.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Doble alegría la de hoy: 3 grandes de la blogósfera como Fernando, Gerardo y De vierde Man pasan y tiran buenas ondas por acá: muchas gracias a los tres.
¿La otra alegría? Más provinciana: Atlético Tucumán acaba de ganar y está a un paso del ascenso a primera... sepan disculpar mi emoción!

La Pampa Peronista dijo...

Impecable Nota.

Saludos desde La Pampa!.

Anónimo dijo...

Vargas Llosa es, efectivamente,un gran peón mediático del imperialismo, la derecha más anacrónica y antisocial latinoamericana, blanco elitista en un continente de morenitos, incapaz de asumir que los pueblos se pueden equivocar o acertar pero siempre condicionados por realidades más duras que las puramente intelectuales. De todas formas, a veces aciertan: no le eligieron como Presidente del Perú.Su conversión no es rara: muchos intelectuales de "izquierda" se acomodaron al liberalismo y se adaptaron al "pensamiento único". Por supervivencia, convencimiento o lo que sea. Lo realmente abominable de V.LL. no es tanto su "conversión" como su alegre y muy activa militancia en ese bando asqueroso. Sólo un interés muy especial y de "asalariado" pueden mantenerlo con los tiempos que corren en ese "trabajo". Es imposible que con su innegable capacidad intelectual se encuentre ciego ante los retos sociales y políticos de la actualidad y siga ofreciendo fórmulas y consignas propias del liberalismo puro y duro.
Por cierto: me alegro por el A. Tucumán. Ya sabes que como hincha del San Martín de Tucumán, River Plate y R. Madrid, me encuentro en plena depresión futbolera.

Fibrilatus

Javier Noguera dijo...

muy profundo e interesante análisis amigo. La clava al ángulo, ami también me inspira mucho respeto como escritor, pero es un payaso, definitivamente. Abrazo.

Anónimo dijo...

Mientras no investiguen a fondo al general retirado Daniel Reimundes seguiran las operaciones contra la democracia y no sabremos donde estan muchpos desparecidos. Reimundes opera en la sombra, quiere llegar a la caja de la sociedad militar y enriquecerse porque esa es su unica ambicion mientras coketea con Lavagna, de Narvaez y Macri. Es un represor de los peores que hay y opera para que los hdp queden en liberatd, claro si hablan lo complican.