lunes, 29 de junio de 2009

EL AMOR DESPUÉS DEL AMOR


Es cierto. En Tucumán había un limitado clima de festejos, a pesar de que se ganaba con gran comodidad (53 % de los votos) y se obtenían dos senadores y 3 diputados sobre 4. Había sí, gran satisfacción en el gobierno por haber cumplido las expectativas previas. Sin embargo, todos mirábamos también los televisores pendientes de los cómputos en provincia de Bs. As.

Los que no sean de por acá se preguntarán: ¿Es en Tucumán la gente más kirchnerista que en el resto del país? La respuesta es no. Así lo recoge acá el diario La Gaceta.

En esas opiniones: ¿tienen influencia el papel mayoritariamente opositor de los medios de comunicación masiva? Seguramente que sí, la lucha en ese terreno fue desigual. Pero la gran tragedia del gobierno nacional fue otra: hoy está viviendo las consecuencias de que oportunamente se optó por quedarse cómodamente a mitad del río: ahora es tarde y te arrastró la corriente, como señala acá Gerardo.

Y te termina arrastrando la peor corriente: neoliberal menemista disfrazada de apolítica y renovadora. Hay que reconocer a De Narváez que al asistir a votar con su imitador hizo temblar los mayores hitos de la frivolidad menemista.

Nunca me olvidaré la oportunidad histórica que desaprovechó Kirchner (y digo bien: Kirchner no Cristina) cuando en el tercer 25 de mayo de su gestión (en el mejor momento de su poder) convocó a llenar la Plaza de Mayo (y vaya si lo hizo: recuerdo que la gente en Tucumán se peleaba por subir a los colectivos) y en su discurso Kirchner terminó anunciando cómo gran medida de gobierno para los próximos años LA CONCERTACIÓN (sí, sí, con Cobos como estrella). Huelga decir que TODOS salimos decepcionados de esa plaza, con sabor a nada.

Duele decirlo, pero hoy no queda espacio para profundizar nada.

La historia es cruel: sólo hay margen para las audacias y los grandes cambios en los momentos justos.

Pactar con Clarín cuando estás fuerte y pelearte cuando estás débil es una receta para el fracaso.

Es así. Estas cosas durante la pelea no se dicen, pero no deben ocultarse para poder aprender de las derrotas.

A todos nos pone contentos que Pino Solanas saliera 2º en la Ciudad de Buenos Aires. Pero todos sabemos también que desde allí no se puede construir una alternativa real de poder en el país. La derecha también lo sabe: y por eso le pusieron los medios a su disposición.

Pero hay que tener calma y templanza. Se los dice alguien que se incorporó a la política porque no toleraba ver ganar al genocida Bussi en Tucumán: hoy, por suerte, araña el 5 % de los votos.

Además, aunque cueste, siempre se puede construir de nuevo, porque como decía Ezra Pound: "La lucha es así, entre la luz y las tinieblas"

Y es que la riqueza humana y las ideas están de este lado, no tengo dudas. Para comprobarlo sólo basta con consultar los blogs de la derecha, pletóricos de naderías y lugares comunes. Lo dice guitarrita Michetti: “para ganar no hay que confrontar” Para ganar hay que ponerle onda e ir a Tinelli a bailar y cantar. Pobre Galán, el curro que se perdió: la política reducida a “Si lo sabe… cante”


No se preocupen… el rating les durará poco. Alguna vez tendrán que empezar a mostrarse tal cual son y correr el mayor de los riesgos: que la gente agarre el control remoto y decida cambiar de canal.


Ya llegará el amor después del amor:



8 comentarios:

Francisco de Zavalía dijo...

Estoy leyendo varios blogs "peronistas" tratando de dilucidar sus razones para la derrota. La verdad, decepcionan.
Todos mencionan a Tinelli, como si la gente fuera tan tonta para votar porque a uno u otro candidato debido a la gracia de su respectivo imitador.
Esa explicación es tan burda como la "patronal" que responsabiliza el éxito de Alperovich al taxi y bolson.
La verdad, la gente está cansada de Kirchner, yo estoy cansado de Kirchner.
Para mí Kirchner fue una gran promesa. Pese a formar parte de la muy vieja política venía con nuevas ideas: de república, de la politica como servicio y de un gobierno para todos.
Y al principio cumplió. Aunque vos descrees del "republicanismo", se jugó con una Corte Suprema impecable que es garantía para todos los ciudadanos.
Pero después manipuló el Indec, se alió a matones como D'elia, apañó lo peor del sindicalismo (¿Y la CTA?); retornó al seno de los barones del conurbano, destruyó el consejo de la magistratura, confrontó con el mundo mientras se amigaba con Chavez, etc.
Te equivocas pensando que la clave de la derrota fue que falto más Kirchner... faltó menos, mucho menos.
Falta una autocritica.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Francisco, vamos por parte: la de Néstor Kirchner fue la mejor presidencia desde el retorno de la democracia, sin dudas.
Ahora bien, yo no dije que se necesitaba más Kirchner: esa es una interpretación tuya.
Dije que Kirchner SE EQUIVOCÓ en no profundizar en medidas populares cuando estaba fuerte: se quedó a mitad de camino, y cuando estaba débil debió acudir a los barones del conurbano para que lo defiendan, no a la gente. Así le fue.
Te informo que eso es UNA CRITICA, por más que no coincidamos en la dirección de las mismas.
Está claro que para vos menos Kirchner significa más derecha, más republicanismo.
Para mí Kirchner representó la alternativa más realista del progresismo nacional y popular en los últimos tiempos.
Pero se cometieron demasiados errores, estratégicos y tácticos.
Hay que construir de nuevo...

El Tucu dijo...

Muy buen post.
En lo inmediato evitar evitar el regreso de la derecha neoliberal al país, para lo cual lo primero y fundamental es terminar satisfacoriamente el mandato, o sea gobernabilidad.
Quedan hitos que condicionaran cualquier intento de restauración conservadora: 6 años sin represión, la reactivación económica, el regreso de la paritarias, el regreso de las obras públicas.
Otro tema a charlar largo y tendido es el tema de la conducción (acá le cabe el saco también a José).

Francisco de Zavalía dijo...

Perdon, Aldo. La critica no sólo era contra vos sino contra la mayoría de los blogs peronistas que no pueden encontrar razones para la derrota.
La razón de mi amargura es que yo creí en Kirchner y me decepcionó. Por eso mi amargura.
Pero no todo esta perdido, el Justicialismo puede reaccionar y barajar de nuevo o puede seguir encerrado en sus contradicciones. Esto no tiene porque ser el fin de nada.

Anónimo dijo...

Nos pasamos un año, en todos los blog hablando de la influencia de los medios de comunicación, por eso no entiendo algunos comentarios.
Me pregunto ¿estos mismos medios estan creando también realidad en nosotros los militantes, para que pensemos que todo esta perdido?
Me pregunto ésto,por lo que estoy viendo en varios blog: mucha desesperanza, Les recuerdo que solo fueron dos puntos.
Me parece que en vez de cansarnos de Kirchner(que a mi juicio encara el único proyecto nacional y popular viable) deberíamos comprometernos más en la formación de cuadros,porque la verdad no se trata de "creer en Kischner" sino de trabajar por el proyecto y también, en el caso de no militar, tener conciencia ciudadana, de lo contrario solo tendríamos un papá. Y como todos los padres ninguno es omnipotente salvo cuando somos niños.
En mi caso el lunes estaré trabajando con mucha fuerza y la victoria será nuestra.
Digo el lunes porque solo me permitiré estar trste hasta el domingo.
Cariños Sofía

Anónimo dijo...

Deberíamos titular este post como "Argentina y la deriva esquizofrénica". Nada más parecido al matrimonio Kirchner que Zapatero. Cuando se busca "componenda", cuando los principios profundos se diluyen, cuando los programas se tergiversan, cuando falta pedagogía para enfrentarse a la demogagia de la derecha, ocurre esto: la gente se despolitiza, se derechiza y te repele. ¿No es "berlusconiano" De Narvaez?.
En política, Sres., ¡hay que vencer o morir pero con las botas programáticas e ideológicas puestas!. Creo que mi último post sobre Europa, lamentablemente, se refería a Argentina.
¡Aún se puede rectificar!. Volver a los orígenes con sustancia, explicación de las mismas y poner los huevos (ovarios en nuestro caso).
Fibrilatus. España.

Silvana dijo...

Leyendo más arriba, el comentario de Francisco, no coincido con que Kirchner confrontó con el mundo: yo diría que se le plantó a los portadores de ideas liberales, de ideas de sometimiento.
Y en ese escenario no te queda otra que confrontar, no es una elección. Si adoptás medidas de corte popular y que tocan intereses de algunos sectores, (léase prensa, multimedios, etc), surge sola la confrontación, es un apéndice de la política que se sigue.
Cuando se toman medidas profundas te tenés que poner “en guardia” y listo para contestar a todo lo que venga. Por eso todo gobierno, en especial el de Cristina, tanto por su condición de mujer y de Presidenta, tiene que tener dos o tres “jetones”, como D’elía o Aníbal Fernández que salgan al choque, a refutar en el mismo vocabulario y tono con el que ataca la oposición. Porque si no se responde y se refuta queda como “el que calla otorga”.
Tampoco coincido con que Kirchner se haya quedado a mitad de camino, porque no se puede hacer todo en 4 años de gestión y porque la profundización del modelo y de los cambios venían con éste gobierno. Lo que si me parece que ocurrió y que provocó un paráte en la continuidad de la gestión y fue determinante en estas elecciones, fue el hecho de haber subestimado al campo en el conflicto del año pasado. Y cuando decimos el campo tenemos que leer hacendados, oligarquía, dueños de la Pampa húmeda, no hablamos del peón rural. Llegado un momento dejó de ser un reclamo sectorial para pasar a ser actos políticos en donde estaba todo el arco político opositor. Hasta Castells se hizo presente (después le cobró en vacas a la SR). Y todo eso fue llegando de alguna manera a la clase independiente…..Me parece que esa subestimación fue un error político gravísimo imperdonable para políticos de raza como los Kirchner, en donde el costo que se pagó fue muy grande y está a la vista de todos.
El conflicto con el campo fue el punto de inflexión que hizo cambiar la opinión de la clase media, dueños del voto independiente y que son, en definitiva, los que terminan definiendo una elección.
Indudablemente el papel que cumplió la prensa en este proceso también fue determinante, sobre todo si tenemos en cuenta que son formadores de opinión, especialmente en los ciudadanos independientes, clasemedieros, que no tienen una ideología definida y que votan al candidato por simpatía o porque se pusieron de moda. La renuncia de Kirchner a la presidencia del Partido era lo previsible y natural que así ocurra. Si sos presidente de un Partido que perdió una elección lo lógico es dar un paso al costado.
Pienso que ahora lo más importante es buscar consensos y alianzas que permitan asegurar la gobernabilidad y poder terminar el mandato de una manera digna, y no como pasó con otros presidentes que se tuvieron que ir un año antes o escapándose por los techos.

Te mando un beso grande!

Aldo Ulises Jarma dijo...

¡Qué buenos aportes para la discusión! Gracias a todos. Y por las reflexiones para la autocrítica gracias a Sofía, el Tucu, Fibrilatus y Silvana.
Dos cosas me quedan claras:
1) Cuando se dan estos comentarios viscerales es cuando un blog cumple cabalmente su sentido, se convierte en una taberna acogedora que divierte y revitaliza a los que asisten.
2) Nadie quiere entregarse, hay ganas de pelear, de dar vuelta la taba. A tomar nota entonces...
Un abrazo a todos.