miércoles, 17 de junio de 2009

VOTO CELESTIAL

Independientemente del resultado de estas elecciones legislativas, algunas cosas quedarán mucho más claras que antes:

LOS NUEVOS PARTIDOS POLÍTICOS:

1) Lo principal: NO EXISTE LA PRENSA INDEPENDIENTE. Hoy Clarín, La Nación, Perfil, Crítica o Página 12 tomaron partido abiertamente en estas elecciones y se comportan directamente como partidos políticos. Para qué hablar de los diarios económicos como Ambito Financiero o El Cronista Comercial, que directamente representan ciertos intereses económicos.

Cómo muy bien lo viene remarcando el blog Tirando al Medio, la pelea de fondo en estas elecciones es Kirchner vs. Grupo Clarín, y el resultado final en provincia de Buenos Aires dependerá de si tiene éxito o no la estrategia final de polarización que intenta el multimedios para favorecer al colorado en desmedro del Carrió – radicalismo.

2) Otro actor no independiente, LA IGLESIA CATÓLICA, cuyo último comunicado motiva este post. En efecto, el diario Clarín tituló así: LA PELEA ELECTORAL – UN RECLAMO EN MEDIO DE LA CAMPAÑA – LA IGLESIA RETOMA SUS QUEJAS POR LA POSTERGADA REFORMA POLÍTICA. Entre otros reclamos, propios de la agenda de cualquier partido político, incluye dos muy curiosos: la implementación del voto electrónico y recomendación contraria a la reelección indefinida de gobernadores e intendentes.

Al margen de que resulte muy interesante, novedoso, y hasta revolucionario que una institución esencialmente monárquica como la iglesia católica se oponga a las reelecciones indefinidas, quiero referirme puntualmente al reclamo de voto electrónico.

EL VOTO ELECTRÓNICO:

Por lo general, los impulsores de la utilización de las urnas electrónicas en nuestro país sostienen que el actual sistema de votos en papel, sobres, urnas de cartón y recuento manual de votos es “vetusto” y “arcaico”, y debe ser reemplazado por el novedoso sistema del voto electrónico, como una alternativa eficiente, transparente y segura capaz de evitar la corrupción y el clientelismo a la hora de votar.

Sin embargo, todo esto choca con las conclusiones de la comunidad científica internacional que asegura que este sistema de voto electrónico mantiene un proceso cerrado y oculto que introduce un riesgo inaceptable de error y manipulación.

Así, la iglesia católica debería conocer que en el mundo se suscitaron diferentes denuncias y problemas que llegaron hasta el liso y llano fraude electoral. Cito algunos ejemplos de tales comportamientos registrados en EE.UU.: 1- Durante el año 2.003 en las elecciones locales del condado de Boone (Estado de Indiana) las urnas electrónicas registraron un total de 144.000 votos mientras que las personas habilitadas para votar eran 19.000. 2- El mismo año, en el condado de Fairfax (Estado de Virginia) las urnas electrónicas restaron “misteriosamente” 100 votos a unos de los candidatos, obteniéndose en algunas mesas resultados negativos.

En cuanto a la vulnerabilidad de las urnas electrónicas contra ataques al secreto del voto, se destaca el caso de Holanda donde se canceló el uso de tales urnas en las elecciones del mes de noviembre de 2.006 después de que se llegara a la conclusión de que las pantallas de las urnas emitían señales de radiofrecuencia que permitían conocer, a través de un equipo no demasiado sofisticado, la elección del votante. Un caso más que testimonia los nuevos riesgos que entraña el uso de esta tecnología.

Estas urnas son computadoras que ejecutan un software o programa. Para estar seguro que el funcionamiento de la urna será el correcto es necesario verificar formalmente el software y la computadora que lo ejecuta. Esta verificación, dada la complejidad de estos sistemas, es impracticable aún por la mayoría de los expertos, dejando así abierta la posibilidad de que un grupo reducido de personas altere el software cometiendo un fraude que por la ausencia de huellas se convierte en imposible de probar.

Para controlar una elección con el método tradicional, se requieren conocimientos básicos de lectoescritura y matemáticas, conocimientos que la constitución nacional garantiza a todos los ciudadanos. En cambio, un sistema electrónico solo puede ser verificado por especialistas en informática y electrónica con conocimientos que exceden largamente la media de dichas profesiones.

En cuanto a la realización efectiva del acto comicial, para conseguir interrumpir una elección con el sistema tradicional y destruir los votos emitidos se requiere una patota tipo barra brava, una acción violenta sobre personas que sin duda llamará la atención. Para hacer lo mismo en un sistema electrónico basta con interrumpir la energía eléctrica de la zona o descargar sobre la maquina de votación un impulso eléctrico, por ejemplo con la ayuda de un viejo magiclick.

Al culminar las elecciones norteamericanas que llevaron a la presidencia a Obama, un diario argentino insospechado de anticlericalismo y antirepublicanismo como La Nación tituló: EL VOTO ELECTRÓNICO, EN EL OJO DE LA TORMENTA y describe allí todas las irregularidades y problemas graves del sistema. Un forista dejó el siguiente comentario:


"El sistema electrónico es mucho mejor: solo hace falta coimear y arreglar a unas pocas empresas que dan el servicio de sufragio electronico, en lugar de tener que repartir miles y miles de remises e incentvos, robar miles y miles de boletas,y todo para incidir en menos del 1% de los votos. Con el voto electrónico, todo se arregla en una discreta reunión varias semanas antes de las elecciones, y toda la gilada chocha con las pantallitas en colores..."


MORALEJA: No me preocupa que el Episcopado no lea Página 12, pero el que no lean La Nación me hace dudar si Dios existe...
O peor aún, habrá que darle la razón a la revista Barcelona cuando dice:

REVELAN QUE DIOS EXISTE. Pero aclaran que "todo le chupa un soberano huevo", y que "estaría haciendo la plancha desde hace milenios". La polémica ya está instalada.

4 comentarios:

Francisco de Zavalía dijo...

Lo del voto electrónico es una afectación de quienes no lo padecieron y tampoco se preocuparon en buscar algo de información al respecto. Por ejemplo, mi blog preferido, Techdirt publica semana por medio algún escandalote con estos aparatos en países tan serios como Finlandia (aparentemente , en una ocasión se perdió el 2% de los votos), Alemania, EEUU o Irlanda. Si te interesa, algunas de las historias están aquí (http://www.techdirt.com/search.php?site=&q=e-voting&tid=&aid=&searchin=stories).

Como me gusta la política me involucré en todas las elecciones desde 1999, primera vez que voté, hasta ahora. Lo del fraude, en mi opinión, es una exageración. Siempre hay picardías, por ejemplo una vuelta en Tafí del Valle la primera que entró se robó todos los votos del peronismo (era de Bussi), y ejemplos similares. Pero, con un mínimo de control se evita.

Ahora, si querés ser gobernador y no tenés suficientes seguidores para poner un fiscal general en cada una de las escuelas de al menos la capital de la provincia, deberías repensar tu estrategia. No digo que el fraude este justificado pero ¿Qué tan serio puede ser tu proyecto si no podes cubrir parcialmente 2300 mesas en 347 escuelas (elecciones 2007)? En fin, esas razones me llevaron a dedicarme a otra cosa.

Lucía dijo...

La verdad es que nos venden buzones de mentiras día a día...
haciendose de regalar un par de cosas que se robaron un tiempo atrás.
Se pagan a la prensa y se compran la constitucion.
Y que pasó?...Los reyes de este hospicio libraron al azar, ahora veremos quien es el que cae.

Me gustó tu blog.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Francisco, gracias por el aporte. Comparto plenamente tu visión y reflexiones sobre el voto electrónico, fraude y demás.
Lucía: encantado de que pasaras por acá y muchas gracias.

De vierde man dijo...

eL CAMPO YA TIENE CANDIDATOS, AHORA LOS CURAS PODRIAN PRESENTAR LISTAS PARA EL 2011.
POR EJEMPLO, GRASSI SERIA UN EXCELENTE CENADOR, SE COMERIA NIÑOS POR LA NOCHE.
y TE DIGO, TIENEN MEJORES CANDIDATOS AUN. Y ADEMAS, PODRIAN USAR EL SERMON PARA EXTORSIONAR A LOS CREYENTES SOBRE A QUIEN DEBEN VOTAR.
SI ALFREDITO LO HACE, PORQUE NO LO HARIA UN REPRESENTANTE DE DIOS.