jueves, 22 de julio de 2010

RACISMO SEXUAL


Cuando leí esta noticia me pareció un horror:

"Un hombre árabe quien mantuvo relaciones con una mujer judía en Israel ha sido condenado por violación en un caso de 'fraude sexual' y sentenciado a 18 meses en prisión. Según Haaretz, el acusado ha denunciado que el caso ha tenido motivaciones raciales porque la mujer se quejó ante la policía sólo después de saber que era un árabe. "Si yo fuera judío, ni siquiera me habrían interrogado", dijo según las declaraciones publicadas.

El tribunal dijo que aunque la mujer aceptó la relación sexual hace dos años, el hombre mintió sobre sí mismo, y tenía el deber de proteger al público de "criminales sofisticados y embaucadores que pueden llevar a víctimas inocentes por el mal camino".

En el blog La Venganza de Sauron, Udi tuvo la feliz idea de levantar esta nota de Gideon Levy, un periodista israelí que escribe hace años en Haaretz. Reproduzco algunos párrafos muy ilustrativos:

"Sabbar Kashur quería ser una persona, una persona como todos los demás. Pero para su mala suerte, nació palestino. Sucede. Sus posibilidades de ser aceptado como un ser humano en Israel son nulas. Casado y padre de dos hijos, quería trabajar en Jerusalén, su ciudad, y quizás también tener una aventura o un polvo rápido. Eso pasa también.
Sabía que no tenía ninguna posibilidad con los judíos, así que adoptó otro nombre para sí mismo, Dudu. No tenía el pelo rizado, pero se nombró Dudu lo mismo. Así es como todos lo conocían. Así es como hacen otros árabes también: el tipo de lavado de automóviles se llama Rafi, el portero, Yossi, el repartidor de supermercado que ustedes conocen, Moshe.
Aunque ya no era tan joven, Sabbar / Dudu trabajaba como cadete en la oficina de un abogado, montaba su motocicleta alrededor de Jerusalén y entregaba documentos y declaraciones juradas, jurando a todos que él era Dudu. Hace dos años conoció a una mujer por casualidad. "Mucho gusto, mi nombre es Dudu". Afirma que ella vino a él, pero dejemos a un lado los detalles. Muy pronto fueron donde fueron y pasó lo que pasó, por consentimiento de todas las partes interesadas. Un buen día, un mes y medio después de un polvo rápido por la tarde, fue llamado a la policía bajo sospecha de violación.
Su amante temporal descubrió que su Dudu no era un Dudu después de todo, que el judio era (¡oh!) árabe, y por eso presentó una denuncia contra el impostor. Su cuerpo fue violado por un árabe. A partir de entonces Kashur fue puesto bajo arresto domiciliario durante dos años, un brazalete electrónico en su tobillo. Esta semana su sentencia fue pronunciada: 18 meses en la cárcel.
El juez Zvi Segal retorcio la ley al punto de lo absurdo: "Corresponde a los tribunales proteger el interés público, de los sofisticados, suaves y de "dulce hablar delincuentes" (¿Charlatanes, embaucadores?) que pueden inducir a error a víctimas ingenuas, y a pagar un precio insoportable: la santidad de sus cuerpos y almas . " ¿delincuentes sofisticados? Es dudoso que Dudu supiera que era uno. ¿Sweet Talk? Él dice que incluso su mujer lo llama Dudu.
El juez de la Corte Suprema de Justicia, Elyakim Rubinstein, argumentó que, después de todo, se define la prueba de la condena por violación mediante "engaños": y se pregunta si acaso "a juicio de una persona común y corriente esta mujer habría aceptado tener relaciones sexuales con un hombre que se inventó una identidad que no tenía".
Cercanos al sentir de su pueblo, los jueces de Kashur asumieron, con razón, que la mujer no se habría metido en la cama con Dudu si no fuera por la identidad que él inventó. También puede ser que no se hubiese metido en la cama con él si él le hubiera dicho que estaba disponible, que era más joven de lo que realmente es, o incluso que estaba locamente enamorado de ella. Pero las personas no son procesadas por dichos como estos, ciertamente no bajo cargo de violación.
Ahora es necesario hacer a los Honorables Jueces algunas preguntas: Si el hombre hubiese sido realmente Dudu haciéndose pasar por Sabbar, fingiendo un judio ser un árabe para poder yacer con una mujer árabe, ¿habría sido condenado por violación?
¿Entienden los venerables Supremos Jueces el significado social y racista de su veredicto? ¿No se dan cuenta que su veredicto tiene el olor desagradable de la pureza racial, del "no toque a nuestras hijas"? ¿Que este fallo expresa el anhelo de amplios segmentos de la sociedad que desea prohibir las relaciones sexuales entre árabes y judios?
No fue una coincidencia que esta sentencia atrajera la atención de los corresponsales extranjeros en Israel, "Visita de un momento, ve todos los defectos", reza el dicho.
Sí, en alemán o en afrikaans esta sentencia vergonzosa habría sonado mucho peor."

4 comentarios:

Udi dijo...

Todo el crédito para Gideon, que hace años viene luchando por los DDHH.
Gracias por levantarlo, un abrazo !

manuel el coronel dijo...

no sé por que no me sorprende compañero, pero esa última frase lo pinta perfecto.

Anónimo dijo...

Tampoco me sorprende y no se preocupen Uds. Si la vivaracha quedase embarazada, los tribunales (por muy religiosa que fuese la "víctima" o el propio tribunal), la dejarían abortar sin problema alguno, alegando la presencia de un "ser imperfecto, monstruoso, deforme e incompatible con el Talmud" en el seno materno.

Fibrilatus.

donchango dijo...

Va siendo hora de que los judíos argentinos nos juntemos para denunciar que Israel es una teocracia nazi-fascista.