lunes, 26 de abril de 2010

EL MIEDO Y EL BARRO


Estos días no publiqué nada en el blog pero leí bastante. Lo suficiente para enterarme que todos advirtieron en la blogósfera el cambio de pantalla que intenta el monopolio Clarín y buena parte de la oposición: la victimización. Hasta ahí creo que estamos todos de acuerdo.

Sin embargo, tengo una visión diferente (no sé si correcta) respecto de las causas y modos de combatir esa evidente victimización que se intenta.

Hay quienes dicen que ese ciclo “victimizante” se inauguró con el video de los hijos “adoptivos” de Herrera de Noble y que uno de los principales canales que facilitaría esa labor victimizante serían los panelistas “progres” de 6,7,8. No coincido con esa visión reduccionista que, sin embargo, parte de un acierto: el diagnóstico de la enfermedad (victimización en ciernes), pero que se equivoca al enumerar las causas y el tratamiento de la enfermedad.

Veamos:

LAS PALABRAS MÁGICAS:

Para ponerlo en términos sencillos, creo que bastan dos palabras para describir las causas en virtud de las cuales la oposición y el monopolio acuden a la táctica victimizadora: MIEDO y BARRO. Para probarlo, nada mejor que acudir a los columnistas del diario La Nación de la semana pasada:

Este pasado viernes lo explicaba en el diario La Nación el columnista Martín Rodriguez Yebra:

“Lo dicen en voz baja, casi como una confesión. "Néstor no está muerto." Con palabras casi calcadas, dirigentes de todos los fragmentos opositores expresan una sensación cercana al miedo: ya ninguno cree imposible que Néstor Kirchner pueda ganar la presidencia el año que viene… el aparente renacer del sueño kirchnerista no es un milagro. Parece más bien el resultado de una cuidada estrategia ante el desafío que le planteó la oposición desde que cambiaron las mayorías en el Congreso.

"Kirchner juega a la antipolítica, lleva a todos al barro, nos divide, y en el caos su 20 o 30 por ciento vale oro", resume un peronista crítico. Hay ruido para rato. Tal vez Kirchner se esté frotando las manos”

Para los que creen, como yo, que una golondrina no hace verano, les dejo esta reflexión dominical de Mariano Grondona:

“¿Será posible que la irreflexiva dispersión de sus opositores termine por abrirles a los Kirchner las puertas de una ambición que cualquier mandatario prudente juzgaría descabellada? Esta temible pregunta amenaza con acompañar a los argentinos hasta octubre de 2011.

El patrón del barrio

Al renunciar a toda moderación y a todo diálogo con el no kirchnerismo, el ex presidente buscaría demostrar a propios y extraños que a este país cruzado por simientes de anarquía y grietas de corrupción, sólo un líder dotado de una extraordinaria energía y de una falta total de escrúpulos es capaz de gobernarlo”

Creo que está bastante claro: el primer párrafo de Grondona es miedo puro; el segundo, la aversión al barro.

¿ Miedo al barro dije ? Nadie mejor que Morales Solá lo describió la semana pasada:

El kirchnerismo tiene una habilidad enorme para resucitar viejos fantasmas del pasado. Ese enredo muy antiguo entre la libertad de prensa y la "libertad de empresa" había dejado de existir hace más de treinta años.

¿No es preferible para este oficio de libertarios estar de acuerdo con un diario, donde pasamos parte de nuestras vidas, antes que con un gobierno de políticos pasteleros y fugaces?
¿Qué hacía tal o cual periodista en 1976, 1977 o 1978? No hacíamos nada. Vivíamos bajo una dictadura y cada uno vivía de lo que podía y como podía. Sólo los que vivieron bajo el peso aplastante y gris de una dictadura saben que no había muchas más cosas para defender que pequeñas cuotas de dignidad.

Feas armas se han usado en los últimos tiempos. A muchos periodistas no les gusta ser protagonistas de esas emisiones de maldad que se emiten por canales oficiales o paraoficiales

El barro en estado puro: es culpa del kirchnerismo que se resuciten los fantasmas del pasado de los columnistas estrellas de La Nación y Clarín, sus viejas fascinaciones: la de Morales Solá con Bussi y la de Van Der Kooy con Videla.

Peor aún: hacen creer que no es lo mismo libertad de prensa que libertad de empresa. Monstruos. Sólo puede ser obra de “un gobierno de políticos pasteleros y fugaces”. Esta última frase es reveladora: además de exponer su franco desprecio por los políticos (esos pasteleros fugaces), Morales Solá nos muestra su verdadero rostro: se considera parte de la aristocracia perenne, de esa que con su pluma ya despachó a varios “pasteleros”, y así debería seguir siendo, es el orden natural de las cosas según La Nación.

Ergo: está mal hacer periodismo de periodistas, está mal hablar del pasado de periodistas, está mal desenmascarar a los medios, está mal hablar de monopolio informativo, está mal leer a conciencia las columnas de las sacrosantas plumas de la república y criticar sus razonamientos, exponer sus contradicciones, mostrar sus errores, etc. Todo eso “afecta la libertad de prensa”. Eso es el barro, como lo dice Moralito: “Feas armas se han usado en los últimos tiempos. A muchos periodistas no les gusta ser protagonistas de esas emisiones de maldad que se emiten por canales oficiales o paraoficiales”



Mas clarito imposible: las emisiones de maldad de los canales oficiales son 6,7,8; Duro de Domar y T.V.R; las paraoficiales: la blogósfera nac & pop. No sé ustedes, yo lo tomo como un merecido reconocimiento a nuestro laburo. Es como dice Gerardo:

“… para edificar un proyecto de mayorías deben interconectarse sabiamente diversos aportes y experiencias políticas e ideológicas de modo de abarcar la mayor cantidad de sectores sociales. En ese sentido tengo claro que así como hay que desplegar un trabajo en el territorio, en la base, hay otros espacios de vital importancia como el que damos los compañeros en el terreno de los medios de comunicación y en la vida en sociedad dentro de la tan estigmatizada clase media.

Creo que estamos siendo muy eficientes en nuestra tarea y que si en lugar de reconocerlo ponemos en duda sus resultados en cierta medida nos estaríamos descerrajando un balazo en los pies”

Lo pongo más clarito: creo que si seguimos desenmascarando el accionar de los medios hegemónicos y de ciertos “periodistas estrellas”, si seguimos exponiendo sus miserias y mentiras cotidianas… no habrá victimización berreta que valga. A la larga pierden ellos: por eso tienen miedo. Por eso tratan de demonizarnos y hasta forman grupos de tareas rentados para atacarnos.

En cuanto al intento de victimización de cierto sector de la oposición política, Mario Wainfeld lo explicó clarito:

“La reseña histórica más somera derroca la leyenda instalada: no hay un colectivo opositor ejemplar, construido en años de trayectoria. Por ende, ese conglomerado no se echó a perder cuando dejó ser minoría parlamentaria. Ni mucho menos, se mimetizó con su antagonista. Sigue siendo lo que fue, sin necesidad de contagio.

Un correlato fatal es la crítica despiadada a formas de movilización social favorables al oficialismo, como las marchas en defensa de la ley de medios o la proliferación de blogs que simpatizan con el kirchnerismo. La historia oficial “A” predicó la soledad absoluta del kirchnerismo, su extrañamiento de la totalidad de los sectores medios, su ensimismamiento en la cúpula. Una incipiente ruptura de ese encierro, que tributó bastante a debilidades del oficialismo, debería llamar a reflexión a la oposición y a los medios que la conducen. Mas no: se construye un mito, el de la violencia de esas prácticas ciudadanas. Hasta hoy, son mucho más sosegadas y tolerantes que las acciones directas de la Mesa de Enlace o que las palabras de los lectores que envían comentarios a La Nación

Sin duda un buen resumen de Mario Wainfeld.

Concluyo con lo siguiente: Si el miedo a la resurrección de Kirchner y el miedo “al barro” produjo la ola victimizadora berreta, ¡bienvenida sea! Sepan que a mí, y a muchos más, no nos conmueven cuando se retuercen, menos aun cuando fingen ser víctimas de la VERDADERA LIBERTAD que tanto desprecian cuando defienden la ley de radiodifusión de la dictadura militar o invisibilizan marchas de más de 50.000 personas. ¡Víctimas las pelotas!

Sin embargo, algo tenemos en claro: aprendimos las lecciones del pasado. Estaremos bien atentos y tendremos el cuidado suficiente para no cometer errores y desenmascarar al lobo que ahora eligió la piel de cordero.

Atte.

Un pastelero.

6 comentarios:

Che Genetic dijo...

Impecable.

El Moncho dijo...

Aldo, este post es "majestuoso".

Malacoda dijo...

Te estas pasado, pibe.
Exelente post!!

El grito primal dijo...

Una joya

Aldo Ulises Jarma dijo...

A Che Genetic, El Moncho, Malacoda y El Grito primal: agradecido.
Como Anibal sigue sin garpar, sirve para seguir.
Abrazo grande a todos.

san3D dijo...

Muy bueno, muy bueno, impecable post e impecable blog!