jueves, 17 de septiembre de 2009

OJALÁ


¡Qué linda nochecita! Realmente estoy muy contento con la media sanción por la Cámara de Diputados de la Nación de la ley de Servicios Audiovisuales. Un triunfo impresionante de la política por sobre las corporaciones.

Como no tuve tiempo de escribir nada anoche y considero que a estas alturas ya está todo dicho, me limitaré a hacer un necesario resumen de lo mejor y lo peor que leí y vi al respecto.

LO MEJOR:

1) Walter Goobar en Buenos Aires Económico:

“Al igual que lo que ocurrió con el juicio a las juntas y con la sanción de la ley de divorcio, con la de servicios audiovisuales estamos asistiendo a un final de época en la Argentina”. “El carácter antimonopólico es lo que hace tan necesaria y urgente esta ley. Si el enjuiciamiento de los nueve ex comandantes simbolizó el verdadero fin de la dictadura, la ley de servicios audiovisuales será su equivalente simbólico para los oligopolios de la información, los verdaderos dictadores de conciencia de la Argentina”, concluye.

2) Gerardo Fernandez en Tirando al Medio:

“Los K vinieron a demostrarnos que tarde o temprano y cuando ciertas condiciones se dan, si se cuenta con el temple suficiente para soportar las turbulencias, los cambios llegan. Y llegan también porque todo lo que está a contramano de la historia alguna vez tiene que derrumbarse. Pero, eso sí, se requieren actores dispuestos a llevar hasta sus últimas consecuencias las acciones.

Es ahí donde los K nos muestran el camino.

Supongamos, incluso que la ley de SCA no saliera ¿Alguien duda de que ya se instaló en la sociedad la noción de que dos o tres monopolios no pueden manejar el 80 % de los medios del país? Eso ya se logró. Los grupos multimedia definitivamente pasaron a ser noticia como lo que son y ahí está la fuente de su derrota.

Las empresas de medios tienen siempre pies de barro porque cuando las sociedades caen en la cuenta de que al fin y al cabo compran y venden, y utilizan su poder de penetración y agenda para determinados fines de carácter comercial, demostrando que poco y nada les preocupa "la verdad", cuando las sociedades ven todo eso, decía, los emporios se esfuman, se derriten, se consumen en su propio fuego.

Esto está pasando en Argentina. Estamos avanzando y poniendonos en sintonía con los principales países del mundo. Argentina está saliendo del medioevo comunicacional”

3) El domingo 5 de septiembre, Fontevecchia escribió: “Hasta su ingreso al Gobierno, María del Carmen Alarcón tenía un trato informativo privilegiado en Clarín por su amistad con José Aranda, uno de los tres gerentes-accionistas de más peso del Grupo. Pero desde que saltó a la vereda K, se terminó el buen trato y la furia clarinesca también se abatió sobre ella. Alarcón llamó a su amigo Aranda y le pidió piedad y comprensión. La respuesta que recibió fue categórica: ‘Te juro que yo no tengo nada que ver. Estas son órdenes de Magnetto, que está desatado e implacable con todos aquellos que se acercan al kirchnerismo’

Y consideró: “Otro capital que Clarín se está consumiendo en este enfrentamiento (desde mi óptica personal, el más valioso) es el capital simbólico. Lo material se puede reconstruir pero el prestigio, la credibilidad y más aún la autoridad, una vez que se pierden, no se recuperan más (…) Kirchner ya logró infligirle al Grupo una seria derrota al establecer en todos los ciudadanos que Clarín adecua su visión de la realidad a causas extraperiodísticas y extraideológicas. Pero en lugar de responder con aplomo tratando de minimizar los daños, como corresponde a quien es y se debe sentir fuerte, el propio Clarín en su desesperación se está ocasionando aún más heridas al pasarse a una actitud opositora fanática, plagada de adjetivos y evidente hasta para el más iletrado de los argentinos, después de haberse destacado durante años por un oficialismo inequívoco”.



4) Coincido con Artemio López, el discurso de la diputada nacional jujeña María Moisés que subió el blog Mundo Perverso fue brillante, contundente y emotivo:





LO PEOR:

1) El día de la votación, Nicolás Tereschuk en el blog Mide no Mide desenmascaraba a la “elite” periodística argentina:

Hoy es un día de vergüenza para la prensa escrita. A mi gusto, es la jornada en la que hemos leído las peores piezas periodísticas desde que estalló el conflicto mediático por el tratamiento del proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Repasemos:

2) La columna de Morales Solá en el diario La Nación de hoy no tiene desperdicio. La verdad que la gocé, la disfruté completita. Lean a Joaquín:

“Derechos y garantías constitucionales retrocedieron ayer ante la embestida brutal de un oficialismo derrotado en las urnas hace menos de tres meses.

Ese proyecto de ley toca y agrede garantías tan esenciales como la de la libertad de expresión, el derecho a la propiedad y los derechos adquiridos.

Es, en materia de libertad de expresión, la regresión más importante de la Argentina desde la restauración democrática”

¡Así se defiende una ley de la dictadura Joaquín! ¿Por qué nadie cita cual es el artículo que afecta la libertad de expresión?

Pero sigue eh… Miren los peores temores de Joaquín:

“El kirchnerismo, por ejemplo, llevó al Congreso a muchos legisladores que se formaron en la misteriosa militancia de hace más de 30 años.

El ex presidente puede y sabe construir -por qué negarlo- un océano de poder con apenas un charco de agua. Los peronistas están en condiciones de prescindir de cualquier cosa, menos de la conducción de un líder”

¡Qué material para la revista Noticias: un psicólogo por ahí!

3) En este video puede verse a los empleados del mes de Clarín, Bonelli y Silvestre, dando vergüenza ajena en una imperdible charla con el diputado Morgado. Demuestran conocer la ley de oído y tienen la cara lo suficientemente de piedra para negar que Clarín sea un monopolio, hasta se preocupan al aire por su futuro laboral. Diría Marcos Aguinis: ¡Pobre Patria Mía! La comunicacional, claro…





EL FUTURO:

Ojalá, senadores mediante, Silvio Rodríguez termine teniendo razón:

ojalá se te acabe la mirada constante
la palabra precisa, la sonrisa perfecta

para no verte tanto, para no verte siempre
en todos los segundos, en todas las visiones…



5 comentarios:

Lucas Carrasco dijo...

De verdad que es impresionante lo de Morales Solán, no?

Silvana dijo...

Ahora se viene la votación en el Senado. OJALÁ que no haya empate, ya sabemos como termina eso...
Confiemos que el kirchnerismo tenga los números antes de iniciar el debate.

Javier Noguera dijo...

Lo de Morales Solá es antológico! Buen resumen de los hechos. La historia sigue...

Maru dijo...

Terrible la crispación de los empleados del patroncito, cada vez que entrevistan a algún diputado que votó a favor o que hable bien de la ley le empiezan a ladrar como perros rabioso, dando la peor muestra de obsecuencia y mediocridad, haciendole un flaco favor a la ética profesional que debieron enseñarles en la facultad que les dió el título, las mismas a las que hoy ignoran en sus fundamentos para apoyar la ley de medios audiovisuales.
Estoy asistiendo a este momento histórico de mi pais con mucha emoción, con mucho orgullo por mi Presidenta por esa decisión politica siempre latente en ella de impulsar cambios profundos en nuestra sociedad sin que le tiemble el pulso, sin que la doblegue la presión ejercida por esta derecha gorilaza que esta mordiendo la sociedad con sus afinados colmillos, nunca los vi tan enojados,pero tampoco TAN IMPOTENTES. Y eso me llena de mas y más emoción.
Merecemos que esta ley nos devuelva la dignidad a los argentinos y lean bien esto SI NO LO HACIAN LOS KIRCHNER EN ESTE PAIS NADIE SE IBA A ATREVER A HACERLO....NADIE CON SUFICIENTE FUERZA POLITICA PARA LOGRALOS.
Estoy segura que esta Presidenta quedará grabada en los libros de historia como una de las transformadoras y luchadoras por la igualdad y el respeto por los derechos humanos. Nunca nadie puso tan en alto nuestro orgullo argentino.
Gracias querida Cristina.
LEY DE MEDIOS YA!

paula gonzalez dijo...

Me pareció excelente lo que dijo la Diputada Maria Moises, que debemos fortalecer la democracia fortaleciendo la clase política y las instituciones, eso es muy importante. La ley de radiodifusión juega un papel muy importante para lograr eso, si se logra que las radios comunitarias tengan un rol importante dentro de la misma también se fortalecería la participación y por ende se estaría cambiando la cultura del "no te metas" que tanto daño hizo a nuestra sociedad.Lo que llevaría a que la gente se interiorizara más sobre lo que ocurre y apoyara a la clase política que lucha por sus. Como dice Maru vivo con orgullo los cambios que ocurren en este momento en nuestro país.