domingo, 21 de agosto de 2011

EL JAMON NO VA MÁS


Les dejo este párrafo de La Nación de hoy:
"La ironía es ya comentario repetido entre empresarios. Parece que después de las elecciones primarias conseguir una mesa para el almuerzo del 2 del mes próximo en Tecnópolis, donde se celebrará el Día de la Industria, es tan difícil como era reservar en El Bulli, el célebre restaurante español que cerró este año. La mesa cuesta $ 2500 e incluye diez lugares. Pero la gran demanda no es porque alguien espere allí a Ferran Adrià como chef, sino por razones menos sofisticadas: estarán la presidenta Cristina Kirchner y su gabinete. "Nos costaba llegar a 500 invitados y después de las elecciones nos llaman de todo el país; creo que vamos a superar los 1500", dijeron en la Unión Industrial Argentina (UIA), la organizadora. Es el modo que encontraron los empresarios de canalizar el temor que les suscita, aunque lo nieguen en público, el abrumador triunfo del oficialismo en las elecciones: recomponer los lazos con el poder"

6 comentarios:

manuel el coronel dijo...

Notición para los industriales en su pelea interna dentro de lo que queda de AEA. La bolsa el lunes así lo reflejó

ram dijo...

La mejor película porno de la ex estrella opositora.
¿Cómo era?, una imagen vale más que mil palabras?

Ariel dijo...

La Nación a pura interpretación psicoempresaria... no van a volver a hacer periodismo? jeje... Abrazo Aldo!

JP dijo...

Ahora cambiaron el jamón por la longaniza (pero me parece que no la engullen por boca sino por otro lugar)

Anónimo dijo...

Industriales de mis amores: a medrar! a medrar! a medrar! y.............. ¡que vea Cristina que yo estaba allí!.
Jajaja


Fibrilatus.
España.

Rucio dijo...

Cada uno interpreta como quiere. Bonelli, después del triunfo de Macri, decía que los industriales decían que eso generaba incertidumbre, es decir, que los industriales creían en las proyecciones de Clarín y La Nación.
Quizás, los industriales argentinos, haciendo alarde de su carácter poco arriesgado, seguían creyendo en las proyecciones de Clarín y La Nación, y sólo se animaron a poner la cara con los números del 14/8 puestos. En fin, no tienen miedo por que Cristina haya ganado, sí temían que perdiera.