miércoles, 15 de junio de 2011

COLOR ESPERANZA

Después de 8 años de gobierno del kirchnerismo todo debería estar a favor de la oposición. Y es que las reelecciones son difíciles siempre: la gente ya conoce las virtudes y defectos del gobierno: ya sabe lo que puede esperar de ellos.
Los opositores, en cambio, debieran usufructuar que sus supuestas habilidades de gestión son desconocidas para vender esperanza al pueblo.
Hasta ahí la teoría del marketing político. En la Argentina 2011 todo ocurre al revés. Veamos:

VOLVER AL PASADO: 
De los tres principales candidatos de la oposición (Duhalde, Alfonsín, Binner), 2 de ellos remiten claramente al pasado: 
1) Duhalde es el pasado cercano al que nadie quiere volver: ¡imposible vender esperanza!
2) Ricardito Alfonsín es una celebración de las paradojas políticas: ungido a la candidatura presidencial por el último aliento del envión que le significó la muerte de su padre, es precisamente la evocación del final de la presidencia de Raúl Alfonsín el que le pone un techo insuperable: el del pasado al que nadie quiere volver.
¡Imposible vender esperanza!
Por si fuera poco, la inutilidad y falta de visión política de Ricardito es proverbial. Tomemos el caso más reciente:
En fecha 08 de junio de 2011 el diario Infobae (difícil encontrar una visión más a la derecha en materia de política latinoamericana), titulaba así:



"Pero ¿de dónde surge esta crisis que movilizó a decenas de miles de manifestantes en un país que crece a tasas de seis por ciento, acapara inversiones extranjeras por miles de millones de dólares y espera llegar a un PIB per cápita de 20 mil dólares al 2020?

Esencialmente, de la magra distribución del ingreso, coinciden todos los involucrados. De hecho, es una de las peores de América Latina y la peor de la OCDE, bloque al que pertenece Chile.
De hecho, el patrimonio de las seis familias más ricas del país, los Luksic, Paulmann, Cueto, Piñera, Solari y Angelini, suma unos 65 mil millones de dólares, cifra que triplica o supera largamente el PIB de países como Ecuador, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Ello, unido al hecho que Chile presenta una de las más bajas cargas impositivas de la OCDE, ahonda la desigualdad, explican los expertos.
En cifras, en el primer trimestre, los 20 mayores grupos económicos de Chile sumaron utilidades por 6 mil millones de dólares, diez veces más que el costo fiscal de las cuatro medidas sociales principales de Piñera.

Aún más, gobierno y oposición no logran acuerdo para aprobar una ampliación de la licencia de maternidad a seis meses, debido al rechazo del oficialismo a elevar en 38 millones de dólares el financiamiento, cifra que equivale a un quinto de las utilidades de Piñera en 2010.

Por ello, el sociólogo Carlos Huneeus pide estar alerta. "Piñera enfrenta problemas estructurales y no coyunturales", aseguró. "Pero también los enfrenta la Concertación (oposición de centroizquierda), que tampoco tiene claridad de su compleja situación. La falta de percepción de los problemas en el Gobierno y la oposición conducen a una parálisis que los puede agravar", concluyó"

Ante este panorama del "modelo chileno", Ricardito y su candidato a vice no dudaron, y tan solo un día después de la nota de Infobae, propusieron mirarse en el espejo chileno: 


ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO:

Ese "modelo chileno" en crisis siempre fue una meta para la derecha neoliberal argentina. Así, al margen de la reinvindicación tardía e inoportuna de Ricardito y González Fraga, vale la pena recordar este dibujo que realizaba la revista Fortuna sobre la cabeza de De Narváez:


 Por acá el diario La Nación lo certifica y agrega otro admirador al "modelo chileno" y Piñera: Mauricio Macri.
 Hasta ahí llega la imaginación y la sagacidad para elaborar propuestas de gobierno de la derecha argentina.

EL TERCERO EN CUESTIÓN:

El último en sumarse a los presidenciables opositores, el "socialista" santafesino Binner, también remite al pasado aunque de un modo más insólito: su persona y discurso republicano insulso recuerda demasiado a De La Rúa. Sólo falta que lo entreviste Mariano Grondona y le sugiera dar golpes en la mesa.

 
Por lo demás, Gerardo Fernández definió a Binner en forma excelente: "Pensaba que parlotean con frases hechas (como "acuerdos programáticos"), políticamente correctas, pero luego en la acción, terminan generalmente del mismo lado, cinchando para el lado de los poderosos pero, eso sí, con palabras edulcoradas que cautiven a ese electorado que se queja de lo mal que están las cosas, pero cambia el auto todos los años"

EN CONCLUSION: CRISTINA ganará no sólo porque está haciendo bien las cosas y es la mejor candidata, por lejos. También lo hará porque es la única que ofrece esperanzas de seguir mejorando el país, con gobernabilidad y capacidad.
Le podrán inventar 70 tapas más de Clarín y de Libre con la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Rachid, el Indec y Moyano, y el pueblo (que está mejor y quiere seguir estándolo) seguirá percibiendo lo mismo: LA OPOSICIÓN HUELE A PASADO. UNA HISTORIA CONOCIDA: