lunes, 27 de abril de 2009

NO TE PREOCUPES, ES NORMAL (ODA A LA VIDA)


Fibrilatus me mandó desde España este texto, y me exige que lo incluya hoy en mi blog. Ahí va:

Cuando vas por la calle y un pibe en lugar de decirte: “Che!, qué hora tenés?”, te dice: “Señor, puede Ud. decirme la hora”, es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando te das cuenta que cada día te duermes antes y con mayor facilidad ante la televisión, no es que los programas sean peores. Simplemente, es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando en tu círculo íntimo empiezan a rondar divorciados/as, algún que otro viudo/a, no es que te hayas equivocado de lugar. Es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando ya no acudes a los convencionales bautizos, casamientos y comuniones, y acudes, sin embargo, a algún que otro entierro, nos es que la gente se haya vuelto muy laica o atea. Simplemente es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando vas a alguna fiesta de tus compañeros de facultad y empiezas a ver que las minas que conociste y que deseabas tener en tu lecho, están gorditas, con alguna arruga, incluso aquella está francamente celulítica y algo cheposa y la única que está muy linda es, casualmente, la que se ha hecho un lifting en la cara, una liposucción en la panza y un remodelado de caderas, no es que se te haya alterado el recuerdo. Es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando vas a recoger al pibe al colegio y ya no le gusta que le agarres de la mano ni se deja besuquear como antes, no es que ya no te quiera. Simplemente, es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando te encuentras en la calle con aquella amiguita de la secundaria con la que tuviste un lío (y todos los machotes te envidiaban por la conquista de semejante yegua) y no le das la más mínima bola porque no paras de mirar a su hija, no es que te hayas vuelto un pederasta. Es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando vas manejando en tu auto y te da la impresión de que todos los demás son rematadamente boludos al volante y ya te cuesta distinguir con nitidez la patente del auto que va delante, no es que existan nuevas normas de circulación que desconoces. Simplemente, es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando estás con tu señora y antes de que abra la boca ya sabés lo que te va a decir y antes de que se mueva ya sabés lo que va a hacer, no es que seas adivino o tengas el don de la telepatía. Es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando bebes tu 4º whisky y ya estás algo mareado y somnoliento (vós que antes del 8º no notabas nada), no es que estés enfermo del hígado. Simplemente es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando prefieres siempre tener sexo en la cama y con las luces apagadas, (¡justamente vós que te gustaba tanto hacerlo en sitios morbosos, con la posibilidad de ver la cara de placer de tu amante y la plenitud de su cuerpo!), no es que te hayas vuelto comodón. Es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando vas los domingos a jugar al fútbol y ya te quitan la pelota con facilidad y te agotas con la mínima carrera, cuando vós considerabas que gambeteabas como Maradona y tenías la velocidad de Messi, no es que ya conozcan tu forma de jugar. Simplemente, es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Cuando escuchas al politiquillo de turno, mentiroso y corrupto como ninguno, prometer y prometer y vós te das cuenta del engaño enseguida porque ya lo conocés desde hace tiempo, no es que tu clarividencia política sea la de un iluminado. Es que algo ha pasado. Pero no te preocupes, es normal.

Todo esto te pasa o te pasará ( y más cosas que ya descubrirás) porque simplemente te ha pasado algo muy natural y no debes preocuparte: ¡Es que ya tienes 40 años, pibe!.

¡FELICIDADES ALDO EN TU CUMPLEAÑOS!

Fibrilatus.

4 comentarios:

Arcana Mundi dijo...

Estimado señor:
Puesto que a ambos nos mueve el amor a la cultura, (he visto en su perfil que unas de sus aficiones es la literatura) deseo invitarle a leer el último artículo: “María Jesús Almendro Sánchez; una escritora en ciernes”, que he colgado en mi blog. En el comento de forma breve y concisa lo difícil que es para un escritor novel abrirse camino en el mundo de la cultura nacional española.
¿Qué implica escribir?
¿Existen precios inaceptables, peajes infames a la hora de acceder el escritor, aún desconocido al escenario del reconocimiento y rechazo públicos?
Espero que mis letras sean de su agrado.
Un fuerte abrazo desde tierras canarias.

El Tucu dijo...

Feliz Cumple.
De uno que ya pasó hace rato el umbral de los 40.

Osvaldo N dijo...

Felicidades, Aldito!!!!!

Aldo Ulises Jarma dijo...

Muchas gracias al Tucu y a Osvaldo, y un gran abrazo a ambos.