domingo, 19 de abril de 2009

ABRIENDO EL PARAGUAS




En Tucumán tenemos cierta experiencia en escuchar un remanido argumento cada vez que el Gobernador Alperovich gana una elección por más del 60 % de los votos: la culpa es de la oposición que no se une o que no está a la altura del desafío, etc.

Hoy empezaron los columnistas dominicales del diario La Gaceta a remarcarlo:

a) Dice Federico Van Mameren:Y esta semana, además de la demostración de poder K, hablaron las encuestas. Pero no sólo hablaron los sondeos alperovichistas; también los de la oposición… Por un lado, los embarga la desazón y el pesar de que a la gestión Alperovich “no tienen con qué darle”, como ellos mismos dicen. Están condenados a pelear el segundo puesto sin ningún tipo de ilusión. Sin embargo, por otro lado, se abre una esperanza de que algo pueden conseguir, siempre y cuando cumplan con una condición: la unidad

b) Dice Carlos Abrehu: “El tablero oficialista está firme, pero el esquema de la oposición sigue sin armarse”


Pero lo verdaderamente nuevo de este domingo es que a nivel nacional se adopta el mismo discurso en los principales analistas políticos de Clarín y La Nación:


1) Eduardo van der Kooy cierra así su columna dominical: "Los Kirchner, aun en tiempo de desgracia, parecen tener ráfagas de suerte. La oposición, así como actúa, podría renovarle al matrimonio esperanzas que la realidad les arrebató hace bastante tiempo"

2) Morales Solá se suma al coro denunciador de la oposición: “La oposición es la única que puede decirle que no a Kirchner en la aciaga noche de un domingo de elecciones. ¿Lo hará? ¿O ella tampoco podrá, encerrada en pobres disputas por un futuro que no ha llegado aún?


Hay muchachos… que miedito le tienen a esta imagen:


Pero no se preocupen, este blog es generoso y les deja la solución a mano para el 2011:

¿Quién dijo que todo está perdido?



7 comentarios:

Gerardo Fernández dijo...

Hola Aldo ¿Tanto los palicea Alperovich a los Me opongo a Todo?
Saludos

Aldo Ulises Jarma dijo...

Gracias por pasar por acá Gerardo. No tengo dudas que tu blog Tirando al Medio es actualmente el mejor blog político de la argentina.
En realidad me quedé corto con el 60 %. En la última elección Alperovich llegó al 70 %.
Te adelanto que acá la oposición sólo sacará un Senador por la minoría (porque lo manda la Constitución) pero les será muy pero muy difícil obtener un diputado nacional.
De allí que la oposición no pueda unirse: todos quieren ser candidatos a senadores y nadie a diputado.
Un abrazo.

Francisco de Zavalía dijo...

En Tucumán la diferencia entre un candidato peronista y uno de la oposición es que el primero quiere ser diputado y el segundo se conforma con ser candidato (creo que la frase es de Alvaro Aurane).
Lo ví en las últimas elecciones para diputados. El ¿partido? de la Carrio llevó dos candidatos a diputado a falta de uno. Fui fiscal en una escuela en barrio norte y, aunque sea anecdotico, entre los dos le ganaban a García Halmilton (no se que pasó a nivel provincia). Obviamente, los dos volvieron felices a su casa llorando sobre el clientelismo y otros desmanes.
Ahora, descreo de la "unidad" opositora: Macri no pega con Carrio, como De la Rua no pegaba con el "Chacho". Ese tipo de acuerdos puede, eventualmente, ganar una elección pero jamás gobernar ni un municipio.
Lo peor de todo es que un candidato más o menos serio podría darle una paliza a Kirchner y Alperovich quienes arrastran el desgaste de sus gestiones; además no están en juego cargos ejecutivos: nadie en su sano juicio quiere que la Carrio administre un kiosco, mucho menos un país, pero una banca es otra cosa.
En estas elecciones ya no participo activamente por un partido. Seré fiscal de mesa, votaré al partido obrero y veré como, de nuevo, sigue sin haber alguien, más o menos capaz, que pueda hacerle sombra al oficialismo.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Gracias Francisco por tu opinión. Te confieso algo: me mataste con eso de que votarás al Partido Obrero. No te tenía como Trotskysta, o al menos que tu enojo con la oposición tucumana llegara a esos extremos.
Un abrazo.

Francisco de Zavalía dijo...

Un poco de empatía, ponete en mi lugar. Si por cualquier motivo no votarás al oficialismo y tampoco quisieras (i) no votar (ii) votar en blanco y (iii) anular el voto ¿A quién votarías?
Siempre voto Partido Obrero aunque tengo una confesión por la cual seguramente me expulsas del blog. En mi primera elección, 1999, como no me gustaban ni el cabezon ni chupete, lo voté al mingo (con la certeza que no iba a ganar).
Igual ni esa certeza ni mi juventud me salvan.

Javier Noguera dijo...

jaja, muy buen post amigo. Y muy buenos los aportes. Saludos

Anónimo dijo...

La historia argentina no puede brindarme mucho más sustos: sin embargo, me da terrores nocturnos que tipos como Menen o Duhalde aún tengan velas en este entierro.
Lo de la oposición "desunida" no es más que la eterna excusa de la ausencia de un proyecto creíble y alternativo. Por algo será. Si vemos a los "dirigentes" de la oposición en liza, ya podemos imaginar el "proyecto". La gente no es tan boluda como para no entenderlo y seguirá aferrándose a lo que resulte coherente, creíble y realizable.Es muy posible que exista gente más preparada o más popular que Alperovich o Kirchner pero o están escondidos o no existen.