lunes, 6 de octubre de 2014

LA PALABRA CLAVE SERÁ TRAIDOR


Y que haya sido Cleto Cobos el primero en invocar esa mala conducta en sus correligionarios es la paradoja bizarra de los tiempos que corren, como lo cuenta por acá el blog del inge.


El jujeño Morales fue el primero pero no será el último: a las oposiciones (tanto nacionales como provinciales) sólo les interesa llegar al poder sin importar el cómo, ni el discurso, ni la ideología, ni absolutamente nada en realidad. Asistiremos a cambalaches opositores que ruborizarían y dejarían en el desconcierto más absoluto a Discepolín.
En ese entrevero que asoma, tan sólo dos fuerzas conservan identidad ideológica clara: el Frente para la Victoria y el PRO de Macri (por ahora). El resto está dispuesto a lo que venga.
Y si hablamos de laboratorios políticos opositores, nada iguala a Tucumán. A los lectores de otras provincias les pido que estén atentos porque acá la liebre puede saltar para cualquier lado. Veamos como muestra lo que dice hoy un analista político del diario La Gaceta:

"... la decisión final que adopten Cano (el diputado nacional de la U.C.R.) y Amaya (el intendente de la capital hasta hoy en el Frente de la Victoria y autoridad nacional del P.J.) sobre su presencia o no en las PASO dependerá del paraguas presidencial que consigan. Hasta aquí se da por sentado que Alperovich irá atado a la boleta de Daniel Scioli. El problema para Cano es que los postulantes del frente UNEN se caen a pedazos. Así lo ratificaron las encuestas que encargó. Además, los números le sugieren que seducirá más a la gente estando al lado de Sergio Massa que de Mauricio Macri. Si el temor del radical es que el cordón umbilical de UNEN sea demasiado corto, Amaya aún debe vencer las dudas y alquilar un vientre para parir una candidatura al Congreso. ¿Del massismo? ¿Del macrismo? Ya hubo cafés entre emisarios de uno y otro sector y en la Municipalidad (de Amaya) aducen que, si la situación lo exige, no tendrán reparos en firmar una alianza con los liberales"

Cabe aclarar que ese "no tendrá reparos" viene del intendente que hasta hace muy poco tiempo se vendía como el más K entre los K. En fin... por lo menos ello no impide que algunos de sus funcionarios municipales se ruboricen y expresen sus desacuerdos por facebook, como el caso de Juan Carlos Ramirez, con estas palabras:

"OJO AL GATO QUE ES LIEBRE.
TODOS los tucumanos decentes y patriotas queremos un cambio que nos permita sobre la base de las cosas buenas que hicimos estos años , CORREGIR ERRORES Y ERRADICAR LAS MALAS PRACTICAS POLITICAS Y MORALES.
Pero a no CONFUNDIRSE COMPAÑEROS , los que adherimos al proyecto AMAYA GOBERNADOR no queremos un rejunte con GORILAS DISFRAZADOS que niegan su participacion en el gobierno de LA ALIANZA QUE QUEBRO EL PAIS Y LO ENDEUDO Y...HUYERON DEL GOBIERNO DEJANDO TODO EN LLAMAS EN EL 2002 / 3. 
Tenemos memoria...no nos olvidamos. de DE LA RUA , CAVALLO Y EL MEGACANJE.
Que no se hagan los NUEVITOS y se disfracen de CAMBIO los que nos dejaron ESTA DEUDA CON LOS BUITRES !!
MEMORIA COMPAÑEROS !!"

Esa opinión responde a los coqueteos y guiños permanentes entre el diputado nacional de la U.C.R. Cano y el intendente Amaya para constituir una alianza provincial contra los candidatos elegidos por el gobernador Alperovich en el año 2015. Alianza que, de concretarse, configuraría una vuelta de tuerca que dejará a la Justicia Federal sumida en el mayor de los desconciertos.
¿Por qué? Sencillo, la principal aliada y amiga en la U.C.R. del diputado Cano, la senadora nacional Elías de Pérez, tiene presentada una denuncia penal contra el intendente Amaya por malversación de fondos, expresando casi jocosamente :"... el intendente de la capital, Domingo Amaya, aprendió magia en el colegio de Harry Potter, porque presuntamente habría hecho desaparecer el dinero en la ejecución del plan nacional de obras "Más Cerca", lo que llevó al Secretario de Hacienda Municipal a tratarla de ignorante de mala fé. Es decir: hoy en Tucumán se negocia una alianza entre denunciantes y denunciados por corrupción.

TODO MUY REPUBLICANO.