sábado, 7 de marzo de 2009

NO ME GUSTA FACEBOOK ¿Y QUÉ?


Todavía varios incautos, que seguramente no conocen mi prédica anti-facebook de larga data (casi diría que fui un pionero en ello), me siguen enviando correos para ser “mi amigo” en Facebook.

Otros me lo dicen personalmente: ¿cómo puede ser que no estés en Facebook? Me explican que es una “herramienta imprescindible en el mundo de hoy”, o que gracias a Facebook se encontraron con amigos que no veían hace rato, o bien que les sirve para “chusmear” y ver “qué hacen los otros”, para tener “más amigos” o ser “invitados a fiestas o eventos”.

Y aquí es dónde juega un papel central la voluntad de ser igual a los demás, de no desentonar, de no diferenciarse. Y no tiene nada que ver con la clase social sino tal vez con algo más subterráneo, más visceral: un diferente es alguien que también está al margen, que no pertenece a ninguna parte y muchos no quieren exponerse a las consecuencias. Se trata, entonces, de “pertenecer”, de no quedarse sólo.


En una novela de ciencia ficción cuyo título no recuerdo, los marcianos habían conquistado la tierra y quedaba sólo un último reducto de defensores humanos asediado por fuerzas destructoras. En el último ataque el comandante dirigió una mirada de despedida a sus hombres, y se dio cuenta de que también ellos eran marcianos. Cierto. El postpensamiento triunfa y esto quiere decir que nosotros también estamos ya muy marcianizados. Así avanza y avanzará Facebook.

Hace poco, Facebook fue desmenuzado por Rudy en Sátira 12:

“La soledad es un tema del pasado, además de ser un tema de Spinetta. Ahora, para saber cómo es la soledad, tenés que estar sin compu, porque si no ¡el mundo es tuyo! Bueno... ¡No es tuyo, pero te lo prestan! ¿Y sabés por qué te lo prestan? ¡Porque son tus amigos, te quieren, asisten a tus eventos, te confirman, te dan toques, te mandan mensajes; abrazos, besos, y todo lo que se te pueda ocurrir, desde la virtualidad del ciberespacio!

Sí, lector, el mundo no es más La Tierra; el mundo ahora es el Facebook donde todos somos amigos y nos queremos mucho…

Y quizá la Historia deje de ser Historia y se transforme en eventos”


Mientras tanto, a la hora de disfrutar mi tiempo libre o tomarme una tregua de la vida, seguiré prefiriendo sentarme en la terraza de un bar a ver pasar la vida, para decir con Arturo Pérez Reverte: “Las terrazas de los bares son ojeaderos claves, atalayas imprescindibles a la hora de mirar despacio, sin prisa, intentando desentrañar los porqués de las cosas y de las gentes. Así que procuro utilizarlas. Entonces abro un libro, pido un café, y leo un rato levantando la cabeza entre página y página. Alguien que pasa, un modo de andar, una mirada, un gesto, unos zapatos, una sonrisa, pueden cobrar de pronto significados apasionantes y reclamar su propia historia, real o imaginada, estableciéndose misteriosos lazos entre lo que lees y lo que ocurre ante tus ojos”

En el medio, seguramente, me perderé de tener cientos de “amigos” en Facebook. A propósito, ¿Se puede ser “AMIGO” de 100, 200 o 1000 personas? ¿De qué sirve ese criterio absurdamente cuantitativo? La amistad se parece a la vida: lo que realmente sirve es la intensidad con que se vive. Todos sabemos que los auténticos amigos de una vida se cuentan con los dedos de las manos. Facebook, por esencia, propicia la banalización de la amistad.

Además, ¿Cuál es la utilidad de saber qué están haciendo “en este instante” mis 247 o 356 “amigos” o los eventos a los que asistirán? ¿Para qué carajo sirve integrar un “grupo facebook”, generalmente plagados de consignas facistoides y ridículas?


Y es que NO HAY MAGIA EN FACEBOOK, no hay poesía, no hay sensualidad. Y si no hay nada de eso, para mí la vida está en otro lado: también hay que encontrarle la poesía al presente, no solamente al pasado. Hay, sí, mucho puterío, mucho exhibicionista y muchos vouyer, mezclados con gente que tiene la sana y humana intención de sociabilizar.

No cuenten conmigo. Me gusta mirarle la cara a mis amigos, reír con ellos, putear y arreglar el mundo sentados frente a frente. O caminar, simplemente caminar. Me acordé de un cuento de Ray Bradbury que leí en mi adolescencia: El Peatón, del que reproduzco un fragmento:

Entrar en aquel silencio que era la ciudad a las ocho de una brumosa noche de noviembre, pisar la acera de cemento y las grietas alquitranadas, y caminar, con las manos en los bolsillos, a través de los silencios, nada le gustaba más al señor Leonard Mead. Se detenía en una bocacalle, y miraba a lo largo de las avenidas iluminadas por la Luna, en las cuatro direcciones, decidiendo qué camino tomar. Pero realmente no importaba, pues estaba solo en aquel mundo del año 2052, o era como si estuviese solo. Y una vez que se decidía, caminaba otra vez, lanzando ante él formas de aire frío, como humo de cigarro…


Leonard Mead dobló por una calle lateral hacia su casa. Estaba a una manzana de su destino cuando un coche solitario apareció de pronto en una esquina y lanzó sobre él un brillante cono de luz blanca. Leonard Mead se quedó paralizado, casi como una polilla nocturna, atontado por la luz.


Una voz metálica llamó:

_Quieto. ¡Quédese ahí! ¡No se mueva!

Mead se detuvo.

_¡Arriba las manos!

_Pero... dijo Mead.

_¡Arriba las manos, o dispararemos!

_¿Su nombre? dijo el coche de policía con un susurro metálico.

Mead, con la luz del reflector en sus ojos, no podía ver a los hombres.

_ Leonard Mead, dijo.

_ ¡Más alto!

_ ¡Leonard Mead!

_ ¿Ocupación o profesión?

_ Imagino que ustedes me llamarían un escritor.

_ Sin profesión, dijo el coche de policía como si se hablara a sí mismo.

La luz inmovilizaba al señor Mead, como una pieza de museo atravesada por una aguja.

_ Sí, puede ser así, dijo.

No escribía desde hacía años. Ya no vendían libros ni revistas. Todo ocurría ahora en casa como tumbas, pensó, continuando sus fantasías. Las tumbas, mal iluminadas por la luz de la televisión, donde la gente estaba como muerta, con una luz multicolor que les rozaba la cara, pero que nunca los tocaba realmente.

_ Sin profesión, dijo la voz de fonógrafo, siseando. ¿Qué estaba haciendo afuera?

_ Caminando, dijo Leonard Mead.

_ ¡Caminando!

_ Sólo caminando, dijo Mead simplemente, pero sintiendo un frío en la cara.

_ ¿Caminando, sólo caminando, caminando?

_ Sí, señor.

_ ¿Caminando hacia dónde? ¿Para qué?

_ Caminando para tomar aire. Caminando para ver.

_ ¡Su dirección!

_ Calle Saint James, once, sur.

_ ¿Hay aire en su casa, tiene usted acondicionador de aire, señor Mead?

_ Sí.

_ ¿Y tiene usted televisor?

_ No.

_ ¿No?

Se oyó un suave crujido que era en sí mismo una acusación.

_ ¿Es usted casado, señor Mead?

_ No.

_ No es casado, dijo la voz de la policía detrás del rayo brillante.

La luna estaba alta y brillaba entre las estrellas, y las casas eran grises y silenciosas.

_ Nadie me quiere ¾dijo Leonard Mead con una sonrisa.

_ ¡No hable si no le preguntan!

Leonard Mead esperó en la noche fría.

_ ¿Sólo caminando, señor Mead?

_ Sí.

_ Pero no ha dicho para qué.

_ Lo he dicho; para tomar aire, y ver, y caminar simplemente.

_ ¿Ha hecho esto a menudo?

_ Todas las noches durante años.

El coche de policía estaba en el centro de la calle, con su garganta de radio que zumbaba débilmente.

_ Bueno, señor Mead, dijo el coche.

_ ¿Eso es todo?, preguntó Mead cortésmente.

_ Sí, dijo la voz. Acérquese. Se oyó un suspiro, un chasquido. La portezuela trasera del coche se abrió de par en par. Entre.

_ Un minuto. ¡No he hecho nada!

_ Entre.

_ ¡Protesto!

_ Señor Mead...

Mead entró como un hombre que de pronto se sintiera borracho. Cuando pasó junto a la ventanilla delantera del coche, miró adentro. Tal como esperaba, no había nadie en el asiento delantero, nadie en el coche.

_ Entre.

Mead se apoyó en la portezuela y miró el asiento trasero, que era un pequeño calabozo, una cárcel en miniatura con barrotes. Olía a antiséptico; olía a demasiado limpio y duro y metálico. No había allí nada blando.

_ Si tuviera una esposa que le sirviera de coartada... ,dijo la voz de hierro. Pero...

_ ¿Hacia dónde me llevan?

El coche titubeó, dejó oir un débil y chirriante zumbido, como si en alguna parte algo estuviese informando, dejando caer tarjetas perforadas bajo ojos eléctricos.

_ Al Centro Psiquiátrico de Investigación de Tendencias Regresivas.


¿Será ese mi destino? Puede ser, nunca hice concesiones al mal gusto.

Mientras tanto, y a pesar de Facebook, el hombre seguirá siendo lo que es: el tortuoso y laberíntico impulso que lo induce a dibujar una vida que rara vez se parecerá a su proyecto de vida ni a su perfil de Facebook. Sólo viviendo nos conocemos. La vida nos delata. No Facebook.

18 comentarios:

Fernando Cassia dijo...

Yo simplemente considero Facebook una versión extendida de mi perfil de blogger.

Y los "grupos" de Facebook no son más que foros con otro nombre. Los foros web, además, no son otra cosa que listas de correo con otro nombre y otra presentación visual.

Conclusión: si la CIA quiere tiene todos tus mails igual, ya que si usás Hotmail, Yahoo o GMail, todos pasan por el backbone de USA...

¿Es una pérdida de tiempo?. Seguro.
¿Está lleno de boludos? también.
¿Es al pedo ver que está haciendo cada uno en cada instante? me pa que si.

Pero en definitiva, es otra empresa que quiere captar gente que este usando la página para mostrarle avisitos comerciales al costado (como el GMail de Google).

De eso se trata, simplemente...

Abrazo,
FC

Antares dijo...

Yo también me niego al Facebook. La única utilidad que le veo es que lugares o personas puedan promocionar su actividad profesional, un ejemplo es lo que hace muy inteligentemente Víctor Santa María o también muchos músicos y artistas plásticos. Pero nada más que eso. Odio esa gansada de "fulanito quiere ser amigo tuyo". A mis amigos prefiero verlos en el espacio real en tiempo real y tomarme unos mates o un fernet o lo que sea. ¿O a alguno de nosotros lo corrieron por la calle para decirle "hola quiero ser tu amigo"? El millón de amigos se lo dejo a Roberto Carlos.

Fernando Cassia dijo...

Yo llegué a 50 y no agrego nadie más.

Aparte tomé como política no agregar nadie que viva en mi misma ciudad y no haya conversado conmigo personalmente.

En el otro extremo, tenés a un profesor de la UBA que tiene 1685 amigos. :)

Creo que si, bastardea el concepto de "amigo" o lo deforma. Tal vez deberían cambiarlo por "conocidos".

FC

Anónimo dijo...

Plenamente de acuerdo con el fondo. Creo que además hay que considerar la "solvencia" del tema: 15000 "amigos" al pedo. No existe compromiso ni interrelación entre las personas. Ni tu amigo se emborracha o te cuenta en persona sus penas, ni tu amiga se quita la ropa para darte una alegría, ni hay interactividad personal,etc.....Eliges al que quieres tener y no cause problemas, desechas al que molesta o no te interesa....También en la vida real elegimos los amigos pero la elección tiene más compromiso: a veces nos defraudan, a veces se portan mal, a veces te dicen verdades que tienes que aguantar, a veces te crean o te solucionan problemas, etc....etc....
Es una red de amistad tan intensa como el sexo por cámara web.

Anónimo dijo...

Al fin alguien que comparte mi opinión, Facebook es sólo un medio para controlar algo tan fundamental como las interacciones humanas y hacer del mundo un gran mercado de cerebros...No al facebook, no a la enajenación mental.

Lean un libro, escuchen obras clásicas, vean documentales y practiquen algún arte.

Y si para garantizar la libertad hay que renunciar a la tecnología, entonces creo que el mundo todavía no está preparado para ésta.

Anónimo dijo...

vallance a la concha de su madre estupidos son ustedes no se saben divertir ah!! y mejor no hables orgulloso de la poesia porque es lo mas feo que hay
conchudos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!1111

Almita dijo...

No tengo ni tendré facebook. Por algunas de las razones que pusieron. No soy muy paranoica, creo que resta mucho tiempo, y no agrega demasiado.
Te dicen "y pero te sirve para que la gente te pueda encontrar". Y yo me pregunto, ¿quiero que me encuentren?
Por otro lado, no le veo un tempo reflexivo. Sigo prefiriendo foros y blogs. Es como tener el msn abierto, una dispersión mental permanente.
Ojo, aclaro, no reemplazo el facebook por sentarme a tomar un café. Por ahí si prefiero un foro, o darme una vuelta por un blog que considere valioso. O sea, sigo en internet, pero con una escucha más atenta y profunda, y si respondo, con una respuesta que realmente valora y tiene en cuenta al que está del otro lado.
Una cuestión de calidad, creo. Calidad de lo que uno lee, calidad de lo que uno comunica, de lo que recibe y de lo que dá.
Tiempo, precisamente.
Saludos.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Almita, totalmente de acuerdo. Nada que agregar.
Saludos.

Mariano dijo...

Yo creo que depende del lugar que cada uno le da. Particularmente concibo a Facebook como una HERRAMIENTA, no como una forma de vida. Igual, es excelente el post, porque muestra el grado de alienación al que podemos llegar si nos entregamos acríticamente a la virtualidad descuidando la vida real. Está en cada uno saber distinguir entre las dos. Por supuesto que prefiero un beso, un abrazo o un apretón de manos, a un "toque" de Facebook.

Lien~Boy dijo...

es bueno sab

Lien~Boy dijo...

es bueno saber que no soy el unico conciente de lo que es en realidad todo esto del facebook, excelente post saludos!

Anónimo dijo...

yo tambien soy uno de los antifacebook, aunque en general encontra de todas esas redes ociosales...

realmente impresiona como otros medios de comunicacion le dan tanta importancias a estas redes, inclusive en peru, muestran orgullasamente sus banderas de twiter facebook hi5... como sifueran una delas cosas mas importantes del mundo...

yo tambien antes habia caido en esas redes, pues comenze con cuentas como Hi5, pero luego con el tiempo me fui dando cuenta que eso de las redes ociosales, no valia la pena por mucha y otras cosas... afortunadamente me di cuenta... borre todos mis contactos... y ahora puedo declararme libre de estas redes...

luego cuando el facebook y otras redes incrementaron su popularidad, yo consiente no me inscribe a ninguna... y simplemente ahora me quedo viendo como otras personas se derriten por suscribirse y estar 'a la moda' , una moda que cualquier mortal comun y silvestre puede alcanzar, cual es lo valioso entonces?

es cierto que en general todo no es malo y de veras causa mucho agrado encontrar o mirar a personas que no viste de tiempo, pero lo real es que la comunicacion por definicion, no seda por aplicada...
pero en todo caso esas distancias o separaciones la marcaron las mismas personas en sus acciones anteriores, lo cierto es que ala gente se le esta enganando.,,, el mundo real no se encuentra en ese espacio virtual... deberan entender que ello no se encuentra en una red de servidores, routers, pc, etc...

yo al menos prefiero ver esas redes , de lejos

Geraldinho dijo...

Ni idea de si hay que tener o no facebook. Yo no tengo porque uno de los objetivos centrales de mi vida es no reencontrarme jamás con mis compañeros del secundario, entonces no puedo, imaginesé.

Anónimo dijo...

No se ,si es necesario tener o no facebook,lo unico que se ,es que yo encontre un monton de compañeros que creia que me habian olvidado,tanto de la secundaria ,como los amigos de mi infancia...los cuales deje de ver, por haberme ido a vivir a otra provincia,.Esto me lleno de alegria!! saber que aun estan vivos y bien,por que con la vida que hoy se vive no me extrañaria saber de algun infortunio ,la cual gracias a dios !no es mi caso.!Ojo el face,no bueno ,ni malo ,solo depende de uno ! el uso que le de ....

SaRaX dijo...

a mì tampoco, y pregunto lo mismo...

saludos!

Anónimo dijo...

hola hermanos soy saul bueno yo soy de mx de nada sirve tener 1000 o 5000 ''amigos'' si no te ban a ablar yo llege a tener como 100 weyes de nada vale porke no ablan solo te agregan de lujo o te dicen ke estan ocupados o mil escusas al por mayor soy un chico gordo asi lo dire me ablan una vez o no me ablan ke kon eso de tenerlos de lujo por ejpl,si cuando le ablas a un conocido ke vive serca de ti no te responde luego te lo encuentras donde sea te dice ''ya no te as conectado o''te conectactes y ya no me

Anónimo dijo...

ablastes'' xd xd es lo ke no entiendo lugo se ponen a agregar babosos cuadrados etc y si le ablan bien ke tenemos nosotros los gorditos,,, ay va otra cuando llegas a ablar por fin te insultan disiendote asta de lo ke te vas a morir ke ers esto ke me caes gordo(ke le caes mal)etc para ke asen eso con solo no agregarte basta y ya otra cosa ay salen unos en su biografia ke estan diske casados cuando en realidad no lo estan, ke son sicarios(aki en mx matones) asta algunos se ponen edad de mas xd luego esta lo

Anónimo dijo...

y luego comentas en sus fotos sanamente y te disen asta lo ke no como si le ubiese dicho algo malo
me despido adios ke pudra el facebook y los ke no ablan