domingo, 29 de marzo de 2009

QUE PAREZCA UN ACCIDENTE...


Les dejo este párrafo:
"Se ha dicho de Elisa Carrió, con abundancia nunca bien intencionada, que sólo sabe desplegar un discurso apocalíptico. De hecho, ella se transformó en protagonista central de la política anunciando grandes males, que a veces se cumplen y otras veces no, y prometiendo de manera simétrica grandes soluciones salvíficas, que las más de las veces quedan solamente en promesas...
Esta señora que levanta tempestades aunque en su discurso proclame la concordia, de tanto anunciar el Apocalipsis político terminó sufriéndolo en carne propia. Los astros se le desacomodaron hasta dejarla en la situación más incómoda que pueda imaginarse. Ella, que se puso al hombro casi cuatro millones y medio de votos en la elección que hizo presidenta a Cristina Kirchner, quedó sometida al dilema de competir en la elección de este año y correr el riesgo de una fea derrota que la saque de la cancha, o rehuir este duelo electoral y tratar de preservar, aun magullada, su estampa, para intentar recomponerse de cara a la próxima batalla presidencial.
Las trompetas de los siete ángeles del Apocalipsis empezaron a sonarle cuando su amiga Gabriela Michetti, imbatible entre los porteños según todas las encuestas, le cortó el rostro a sus insinuaciones de acordar entre ellas para no toparse en la elección de junio...
Con todo, si se nos permite una respetuosa analogía con la política, sería bueno recordar que el Apocalipsis anuncia, después de la destrucción, el triunfo de Dios sobre todos los poderes que se le oponen. Es el libro de la esperanza"


Estas frases no corresponden a ningún miembro del gobierno nacional ni a un periodista de Página 12. El autor de esta "cruel" extremaución política, no exenta de fina ironía, no es otro que Julio Blanck en Clarín de hoy. Parecen decirle: Carrió, ya no te necesitamos: fue lindo mientras duró. Te soltamos la mano. Ahora nos tenemos que concentrar en el colorado De Narváez, al que enfocaremos hasta en los partidos de la selección argentina si es necesario.

Sigamos jugando. Adivinen quien dijo esto:

"Cabe sospechar que en verdad lo que le molesta a Clarín es que haya otros empresarios u otros grupos económicos que también se interesen por los medios de comunicación, una conducta que se sabe no es novedad en la obsesión de ese holding por ahogar a la competencia y buscar erigirse como el monopolio exclusivo de la opinión y el dominio de los medios en la Argentina. No le basta a Clarín con presionar al Gobierno para lograr que le apruebe el control casi absoluto del mercado de la TV por cable en el país (ningún Estado civilizado aprobaría lo que Clarín practicó de facto como la fusión ilegal de Multicanal y Cablevisión), tampoco presionar para impedir que se le permita a las telefónicas competir en servicios de TV que asegurarían a los argentinos una mayor y mejor oferta diversificada de medios, dominar la comercialización del fútbol por TV para también quedarse con todos los canales que intentan sanamente competir con ellos en el interior, y últimamente lanzarse a la virtual destrucción de los diarios locales en las provincias con la edición y distribución directa de Clarín vía satélite en las provincias. Por no hablar de la grosera competencia desleal a la que se somete a todos los medios gráficos que no pactan con Clarín, por el domino absoluto que ejerce ese grupo económico con el monopolio de la producción de papel para diarios a través del control de Papel Prensa. O la vocación por comprarse la mayor cantidad de frecuencias de radio en el interior aun sin utilizarlas, ponerlas a nombre de otras compañías para burlar las leyes que impiden a una misma empresa adueñarse de radios y cables en todo el país, y evitar así que surjan otras expresiones que no estén alineadas con los intereses de Clarín"

Se sorprenderán mucho: Lo dijo el mismísimo colorado De Narváez desde su diario. Parece que estos muchachos no escucharon el llamado del episcopado a la "paz social".
Si entre bomberos se pisan la manguera...