jueves, 24 de enero de 2008

LOS SONIDOS DEL SILENCIO


Hoy rompo mi silencio estival. Mientras cargaba pilas, estuve meditando sobre otros silencios, estruendosos silencios. Los hay de varios tipos:

Hay silencios cómplices:
Hace ya casi cuatro meses el sacerdote Von Wernich fue condenado por la justicia como responsable de 7 homicidios, 31 casos de tortura y 41 secuestros en el marco del genocidio de la dictadura militar. Sin embargo, el silencio de la iglesia es absoluto. Hoy por hoy Von Wernich puede dar misa y hasta recibir confesiones de pecadores. La verdad, no me sorprende


Hay silencios reveladores:
El hijo del general genocida Bussi, el ex senador nacional Ricardo Bussi, incurrió en un curioso record personal: durante todo el año 2007 como senador nacional no emitió ni una sola palabra en el recinto del senado. Tiene su lógica, ¿cómo disimular con palabras el silencio severo e inflexible de la incapacidad? Lo paradójico es que Ricardito tenía especial inclinación a denunciar la presencia de ñoquis en el estado tucumano.



Hay silencios aleccionadores:
¿Dónde puedo consultar ahora el índice del riesgo pais? Mejor dicho, ¿para qué carajo me sirve este índice? ¿Quiénes elaboraban el índice riesgo país? Vean la actualidad de algunos de ellos: Merrill Lynch y Citigroup. Ah… ¿quién medía el riesgo país de EEUU?¿este señor?
Mientras la mayoría de los economistas argentinos decía en setiembre del 2007 que el problema del modelo argentino era que le “faltaba inserción en el mundo”, yo decía esto. ¿Quiénes tendrían que guardar silencio?


Culmino con una extraordinaria y oportuna frase del gran maestro español Manuel Vázquez Montalbán: “Pareciera evidente que las máscaras ocultan y los silencios callan. Pero es verdad que las máscaras también muestran y que los silencios hablan”

3 comentarios:

Matthew dijo...

SE DUEÑO DE TU SILENCIO Y NO ESCLAVO DE TUS PALABRAS

Matthew dijo...

http://asociaciondelbuenescribir.blogspot.com/

PARTICIPA


SALUDOS

Aldo Ulises Jarma dijo...

Gracias Matthew, muy bueno tu blog. Me gustó la nota sobre Fisher.