lunes, 31 de diciembre de 2012

FELICIDADES


Durante la década del 90 los tucumanos no nos privamos de nada. No nos alcanzó con tener a Menem de presidente. Tuvimos a Bussi como gobernador.
Si durante aquellos años alguien decía que 14 años después se estarían procesando a los autores de los delitos cometidos durante el "Operativo Independencia" iniciado en 1975, muy probablemente hubiese sido tildado de "loco".
Hoy nadie ni siquiera discutió la procedencia de la decisión judicial. Eso se lo debemos a la lucha de las Madres, las Abuelas, los Hijos, pero también al kirchnerismo. Fue su irrupción la que posibilitó ganar esa batalla cultural, como también algunas otras: el papel del Estado en la economía o la necesidad de multiplicar las voces en la comunicación audiovisual.
Pero esa historia todavía se está escribiendo... hoy quiero destacar, como un tucumano conmovido más, esta noticia:   
                               
"Los centenares de secuestros, tormentos y asesinatos cometidos por fuerzas militares y de seguridad en 1975 en el marco del denominado Operativo Independencia en Tucumán fueron “delitos comunes” perpetrados "en el contexto de un ataque sistemático contra la población civil de quienes detentaban de facto el poder del Estado”. La afirmación que permite tipificarlos como crímenes de lesa humanidad y juzgarlos 37 años después pertenece al juez federal Daniel Bejas, que sostuvo que los crímenes “configurarían el marco del delito de genocidio tipificado en el derecho penal internacional... lo que permite dar por probado “un ataque sistemático desde el Estado contra una parte sustancial del grupo nacional argentino (obreros, jornaleros, sindicalistas y grupos de personas involucrados con la lucha social con y sin pertenencia política partidaria) a los que se habría identificado como ‘enemigos’ del plan económico y político que definía la ‘nueva argentinidad’”. Con citas del sociólogo Daniel Feierstein, el juez explica que el objetivo no fue eliminar a quienes integraban determinadas fuerzas políticas sino “transformar a la sociedad toda, aniquilando a quienes encarnaban un modo de construcción de identidad social y eliminando –material y simbólicamente– la posibilidad de pensarse socialmente de otro modo”.

Y por eso brindar con ustedes por el destino de un país que sigue recuperando su Memoria  y Justicia.
¿Cómo no permitirnos ser optimistas?
Feliz 2013 para todos y todas. 

4 comentarios:

jpmalvinero dijo...

Igualmente para vos Aldo y para todos los argentinos y sudamericanos que queremos la Patria grande con que San Martín soñó!
Este año va a ser muy importante, tenemos que ser conscientes de eso y obrar en consecuencia, para que el proyecto nacional y popular triunfe. Pero ahora a festejar! Un gran abrazo,
JP

Anónimo dijo...

Una copa más dese aquí en ese brindis!


Fibrilatus.
España.

ram dijo...

Chin, Chin... , Aldo.
Un 2013 feliz (o casi, o maumeno, pero seguro, seguro, va a ser movidito e interesante)
Salud!

Aldo Ulises Jarma dijo...

JP Malvinero, Fibrilatus y Ram: Gracias y un gran abrazo a todos!