martes, 29 de mayo de 2012

HACETE AMIGO DE LAS CORPORACIONES


"Hacete amigo del juez", aconsejaba el Viejo Vizcacha en el Martín Fierro de José Hernandez. Y vaya si la socialdemocracia y la derecha europea (ambas neoliberales) le hicieron caso todos estos años... aunque adaptando el consejo del Viejo Vizcacha a los tiempos modernos: "Hacete amigo de las corporaciones" fue el modus operandi a la hora de gobernar la Europa de las últimas décadas: Tony Blair, Aznar, Zapatero, Durao Barroso, Berlusconi, Monti, Sarkozy, Merkel, Papandreu, Papademos, y muchos otros siguieron al pie de la letra esa máxima con banqueros, grupos mediáticos, multinacionales, etc., colocando siempre los intereses de los pueblos por detrás. Así les fue.
A los gobiernos latinoamericanos que decidían confrontar o ponerle límites a las corporaciones se los tildaba (todavía hoy) de populistas o "crispados".
El que ahora blanquea esta forma de gobierno es el ex Primer Ministro inglés Tony Blair. Nos dice el mismísimo Wall Street Journal:


"El ex primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, dijo en una audiencia pública el lunes que el presidente de News Corp. Rupert Murdoch contaba con "sustancial poder" en el país, el cual tenía que ser tomado en cuenta a la hora de diseñar una estrategia política y gobernar.
La investigación, lanzada por el gobierno del Reino Unido el año pasado para que ofrezca recomendaciones sobre la regulación a la prensa luego del escándalo de escuchas telefónicas, ha examinado la relación entre la prensa británica y los políticos, escrutando en particular si News Corp. tuvo influencia indebida sobre los políticos a lo largo de los años.
Al mismo tiempo, Blair admitió el haber lanzado una ofensiva para obtener el apoyo de News Corp. cuando asistió a una conferencia de la compañía en Hayman Island, Australia, en 1995. "Mire, no habría ido al otro lado del mundo… si no hubiera tomado la decisión muy deliberada y muy estratégica de ir a persuadirlos", dijo Blair. Él describió el "objetivo mínimo" de su viaje como "conseguir que dejaran de hacernos pedazos" y el máximo objetivo era conseguir el apoyo de la compañía"
"Una vez que están contra ti, se acabó", agregó.
Es decir, ni más ni menos, que el mandamiento no escrito que regía en Argentina: "Ningún gobierno resiste tres tapas seguidas de Clarín". Lo que Luis D'elia describió acertadamente como "la pistola en la cabeza de la democracia Argentina".
Como se ve... no todos tuvieron el coraje de Néstor y Cristina para enfrentar al poder mediático e imponerles una ley con reglas de juego democráticas.
Esos mismos medios que hoy, derrotados, eligen al bufón Lanata como líder de la cruzada bizarra "queremos preguntar".
Y está bien... que pregunten. ¡Que bien que vendría que manden a Lanata a Londres a hacer un reportaje a Tony Blair o a Rupert Murdoch! Seguramente tendrían más respuestas que en Angola.