martes, 15 de septiembre de 2015

TODO TIENE QUE VER CON TODO



"Todo tiene que ver con todo" suele decir la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y siempre me pareció lo mismo.
El caso de las elecciones en la provincia de Tucumán y la posterior denuncia de "fraude" sin prueba alguna que lo avalen por parte de los candidatos opositores derrotados es un claro ejemplo de ello. Al pretender deslegitimar a un gobierno se busca debilitarlo, lo cual resulta funcional a los buitres y a las corporaciones.
En efecto: la campaña de deslegitimación que iniciaron los perdidosos José Cano y Domingo Amaya a coro con los grandes medios nacionales y locales de la provincia obedece a un estricto guión de "Golpe blando o Agresión Permanente" elaborado por el politólogo norteamericano Gene Sharp, aunque muchos de sus protagonistas y simples manifestantes lo desconozcan absolutamente.
Ya en setiembre de 2012, Daniel Ponzo lo explicaba a la perfección. Les dejo un resumen de un artículo en su blog:
"Una Invasión Silenciosa, Golpe Blando o Suave o Agresión Permanente, se llame como se llame, Estados Unidos ha desatado en el mundo, y especialmente en América Latina, una suerte de nueva guerra fría que tiene por objeto debilitar o bien derrocar a los gobiernos que no le son afines. La metodología elegida es la de dominar a la opinión pública para luego coordinar la acción de las fuerzas opositoras hasta lograr su objetivo: el dominio del poder político y, por ende, económico, tal como se hiciera otrora a través de las dictaduras cívico-militares. No se trata de una fantasía confabuladora ni de un delirio complotista, sino de un verdadero plan continental tal como se sostiene en el voluminoso material que incluye documentos desclasificados, informes confidenciales y abrumadora evidencia y en la más que abundante literatura al respecto aportada por periodistas de todo el mundo. El eje de este accionar está conformado por Estados Unidos (a través de la CIA y de sus embajadas), los medios de comunicación locales, las fundaciones u ONGs, los partidos de oposición y las asociaciones empresarias. Esos cinco elementos en conjunto, en realidad cuatro bajo el mando de uno, están llevando adelante desde hace por lo menos diez años una serie de acciones que con mayor o menor éxito tienen el mismo objetivo denunciado. Es una tarea medida y sistemática en contra de los países que detentan casi una tercera parte de los recursos naturales mundiales e impulsan hoy cierto grado de independencia económica y de unidad regional en su defensa. Poder visibilizar el accionar de estos grupos bajo el mandato de EE.UU. permite clarificar los hechos que se producen en los países de la región como para conocer el estado en el que se encuentra el proceso de control, debilitamiento o derrocamiento de cada gobierno.
El discurso (que el PRO y sus fundaciones satélites vienen adoptando en Argentina) fue diseñado por el politólogo norteamericano Gene Sharp, quien también ideó la identificación de los gobiernos de Latinoamérica como “dictaduras populistas o regímenes autoritarios”. 
Sharp editó gran cantidad de textos que pueden leerse en http://www.aeinstein.org/ aunque el más significativo de todos es “De la Dictadura a la Democracia" tal como se puede ver en http://www.aeinstein.org/organizations/org/DelaDict.pdf , donde describe paso a paso las acciones que pueden desarrollarse para derrocar a un gobierno “dictatorial” como llaman los medios afines a los gobiernos democráticos mayoritarios de América Latina.
 
De acuerdo a Sharp, la estrategia del “Golpe blando o Golpe suave” puede desarrollarse en cinco etapas jerarquizadas o simultáneamente:
1era Etapa: Ablandamiento:

Desarrollo de matrices de opinión centradas en déficit reales o potenciales. 
Cabalgamiento de los conflictos y promoción del descontento. Promoción de factores de malestar, entre los que destacan: desabastecimiento, criminalidad, manipulación del dólar, paro patronal (lockout) y otros. Denuncias de corrupción, promoción de intrigas sectarias y fractura de la unidad.
Segunda Etapa: Deslegitimación: Manipulación de los prejuicios anti-populistas. Impulso de campañas publicitarias en defensa de la libertad de prensa, derechos humanos y libertades públicas. Acusaciones de totalitarismo y pensamiento único. Fractura ético-política.
Tercera etapa: Calentamiento de calle. Cabalgamiento de los conflictos y fomento de la movilización de calle. Elaboración de una plataforma de lucha que globalicen las demandas políticas y sociales. Generalización de todo tipo de protestas, exponenciando fallas y errores gubernamentales. Organización de manifestaciones, trancas y tomas de instituciones públicas (no respeto a las instituciones) que radicalicen la confrontación.
Cuarta etapa: Combinación de diversas formas de lucha. Organización de marchas y tomas de instituciones emblemáticas, con el objeto de coparlas y convertirlas en plataforma publicitaria. Desarrollo de operaciones de guerra psicológica y acciones armadas para justificar medidas represivas y crear un clima de ingobernabilidad. Impulso de campaña de rumores entre fuerzas militares y tratar de desmoralizar los organismos de seguridad

Quinta etapa: Fractura institucional. Sobre la base de las acciones callejeras, tomas de instituciones y pronunciamiento militares, se obliga la renuncia del presidente. En casos de fracasos, se mantiene la presión de calle y se migra hacia la resistencia armada. Preparación del terreno para una intervención militar del imperio o el desarrollo de una guerra civil prolongada. Promoción del aislamiento internacional y el cerco económico. 
Sharp no es un golpista de escritorio. Sus acciones, de la mano de la CIA se han desarrollado desde Lituania hasta Serbia pasando por Venezuela y Ucrania y en muchos de esos casos ha actuado allí personalmente.
En septiembre de 2003 (al igual que está ocurriendo en Tucumán) es la Albert Einstein Institution (AEI) la que aconseja a la oposición poner en tela de juicio el resultado de las elecciones y organizar manifestaciones hasta que renunciara Eduard Shevarnadze, durante la “revolución” de las rosas, en Georgia. Cuando el golpe de Estado fracasa en Venezuela, en abril de 2002, Estados Unidos recurre también a la AEI para aconsejar a los empresarios ante la organización del referéndum revocatorio contra el presidente Hugo Chávez.
En la Argentina, está clarito que la unión de los medios de comunicación y la embajada de EE.UU. es un clásico que se remonta a los inicios de la dictadura militar y aún antes desde aquel mítico Braden o Perón, como ha sucedido en casi todos los países de la región, y en alguno muy en particular como en el caso de Chile, durante del golpe de Estado de Augusto Pinochet. Desde 2008, luego de la llamada Resolución 125 que desató la ira de las “entidades del campo”, esa “sociedad” entre medios y la embajada se potenció y comenzó a tomar cuerpo a la vez que crecían paralelamente las fundaciones y ONGs financiadas desde la Usaid y la Ned, por el Congreso de Estados Unidos y la CIA. Desde entonces, una red de redes de esas fundaciones (que se expande por toda Latinoamérica y por toda la Argentina), y otra red, la de empresas periodísticas, con el Grupo Clarín a la cabeza, y periodistas cómplices en la mayoría de los grandes medios sea por convicción ideológica o por simple necesidad económica.
Esta estrategia de dominación está apoyada en la Argentina en el adoctrinamiento sutil a través de los medios, pero también en cierto grado de ignorancia de los pueblos e incluso sus clases medias y altas como producto de una acción de vaciamiento de contenido a la política y de conceptos vitales a la democracia, a la vez de la degradación de demandas legítimas como los derechos humanos y el exacerbar reclamos que no lo son tanto como la inseguridad, a través, centralmente, de la manipulación vía los medios de comunicación.
VAMOS AHORA A LO MEJOR: LAS PRUEBAS
 
Este post muy probablemente quedaría como una teoría política de coyuntura sin el documento gráfico que le diera entidad. Insólitamente, el mismo fue proporcionado por los principales protagonistas de la oposición tucumana vía sus cuentas de twitter: tanto Cano como Amaya dejaron constancia de su presencia (la imagen que ilustra este post) en el Encuentro Anual de RAP en el día de hoy en la ciudad de Buenos Aires.
¿Qué es RAP?
Ya en el año 2012 lo contaba el mismo Daniel Ponzo:
"... en Argentina se encontraron políticos de distintos partidos opositores nucleados en la Red de Acción Política (RAP), una fundación que “promueve la formación y el desarrollo de una mejor dirigencia”. La fundación reúne a Gabriela Michetti y Marcos Peña (PRO),Margarita Stolbizer, Adrián Pérez, María Eugenia Estenssoro (Coalición Cívica y la nueva estrella de Clarín) y Juan Carlos Morán. También hubo otros invitados como expositores como Francisco De Narvaez y Hugo Biolcatti e incluso periodistas como José Pepe Eliaschev o Daniel Muchnick o el mismísimo Carlos Pagni, aquel periodista del diario La Nación que apareció implicado en una filmación arreglando el pago de una supuesta coima y ahora está acusado de formar parte de una asociación ilícita. La presencia de periodistas no es casual: el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), que integró –y presidió- entre otros el periodista de Clarín y “especialista” en temas de Estados Unidos, Daniel Santoro recibe un aporte de la Ned superior a u$s 35.000. La NED tiene su sucursal local, la Fundación Libertad (FL) y entre sus satélites tiene a Pensar, la fundación que creó el Pro"
 
"No hace mucho que se hizo público que la diputada Gabriela Michetti y el ascendente senador nacional por Mendoza Ernesto Sanz son muy amigos.
Alan Clutterbuck, promotor de una ONG que aboga por la transparencia y que acaso no lo sea tanto (como en otras ONGs, el misterio se encuentra en el origen último del dinero que la sostiene, que previsiblemente proviene de fundaciones del universo anglosajón). Lo cierto es que desde el círculo aúlico de Gabriela se informa que el noviazgo político (¿que otra cosa, si no?) se inició hace mucho, acaso hace seis años, en 2005, en el seno de la Red de Acción Política (RAP), la ONG de marras, fundada por Alan Clutterbuck, hijo de un alto ejecutivo del Grupo Alpargatas y el Banco Francés, Rodolfo Clutterbuck, que fue secuestrado y se descuenta que asesinado en extrañísimas circunstancias por la misma Banda de los comisarios que secuestró a Mauricio Macri.
Quienes estudiaron la historia de la Banda de los comisarios sospechan que lo de Rodolfo Clutterbuck fue un asesinato por encargo, disfrazado de secuestro extorsivo.
Clutterbuck había sido, junto con Alberto Kohan, uno de los introductores a la Argentina del banquero saudí Gaith Pharaon, quien construyó en Buenos Aires el hotel Hyatt (hoy Four Seasons) y poco después fue condenado en Estados Unidos por lavar dinero del narcotráfico. El cadáver de Rodolfo Clutterbuck nunca se halló.
Clutterbuck trabajó ocho meses como asesor Patricia Bullrich, que imitando a su cuñado Rodolfo Galimberti había pasado de Montoneros al gabinete centrista de Fernando de la Rúa. A partir de entonces, mientras Clutterbuck fundaba la RAP (luego de que, explicara, llegara a la conclusión de no tenía vocación de protagonismo, lo que lo inhibía para la carrera política), Bullrich se relacionaba con fundaciones como Uno-América, vinculadas a la CIA.
La RAP se dedica básicamente a relacionar entre sí y a apadrinar a políticos con futuro, por lo general liberal-conservadores"
Hasta el sitio la política on line se ocupó de la RAP para describirla en estos términos:
 
 
"En tanto que los políticos preferidos de la conducción de RAP que forman parte del staff son Gabriela Michetti, Ernesto Sanz, Hermes Binner, Margarita Stolbizer, Federico Pinedo, Oscar Aguad y María Eugenia Vidal.
Ahora, la Fundación se terminó convirtiendo en una agencia de viajes VIP para políticos, a quienes lleva a recorrer el planeta para que den charlas y hagan cursos de capacitación"
Al margen de que este último tópico pueda ser un incentivo para José Cano y Domingo Amaya para sumarse a esta fundación, la nota de la políticaonline culmina con un inquietante párrafo:
"...los miembros de RAP firman una “Carta de Compromisos Recíprocos" que funciona como un acuerdo de confidencialidad"
Miren a los republicanos y su particular sentido de la democracia: firmar acuerdos de compromisos recíprocos de espaldas al pueblo y confidenciales en fundaciones financiadas por capitales extranjeros.
Si eso no es un fraude el fraude donde está.
El pueblo quiere saber de qué se trata!!!!

 

2 comentarios:

Aldo Ulises Jarma dijo...

Aclaro a los que siguen dejando comentarios anónimos que ya no serán publicados en este blog.
Sólo se publican los comentarios de los que dan la cara.

Dantino dijo...

NOSE me parece muy conspiranoico, y si la gente se canso...digo, uno de los erroresr de CFK fue dejar que los feudos hagan lo que quieran en las provincias pobres, su talon de aquiles