domingo, 23 de marzo de 2014

LAS AUTOCRÍTICAS QUE FALTAN


Resulta oportuno destacar, ante la inminencia de otro 24 de marzo, el papel que cumplió cada sector en posibilitar y apoyar la trágica dictadura militar argentina.
En tal sentido, muchos sectores (algunos partícipes y otros cómplices) tuvieron su justa condena o bien hicieron autocríticas parcializadas (caso militares o iglesia católica).
Los que NUNCA se dignaron a formular ni tan siquiera una tibia autocrítica fueron los grandes diarios argentinos: como Clarín, La Nación y los poderosos diarios del interior del país.
Por eso, hoy quiero destacar una investigación del sitio web "Diario sobre Diarios" acerca del papel que cumplió en esos negros años un diario como La Gaceta de Tucumán. Dice el dossier:

"La Gaceta de Tucumán es un emblema del periodismo del norte argentino. Es un diario tucumano pero regional que cumplió su centuria recientemente. Su actual plantel profesional es joven, al igual que el diario La Nación de la familia Saguier, también La Gaceta de los García Hamilton se renovó.
A los actuales profesionales de La Gaceta –acostumbrados a sus plumas punzantes, éticas e insospechadas de oficialistas en la actual era democrática- les puede costar comprender que su propio diario fue oficialista, cuando precisamente debió mostrar coraje de parte de sus propietarios para hacer periodismo.
Pero los tucumanos menores de 40 años difícilmente tengan un recuerdo vívido del golpe institucional del 24 de marzo de 1976. Y menos aún sepan qué rol cumplió La Gaceta por entonces: el propio diario aún mantiene en su sitio una versión tergiversada de su rol en 1976, y sus actuales propietarios creen que no hay necesidad de reinterpretarla de cara a sus lectores. Ni aunque sea por una cuestión de marketing.

Los vínculos de la familia propietaria de La Gaceta con el Proceso de Reorganización Nacional se manifestaron en lo empresarial pero también en lo personal. 
Enrique “Harry” García Hamilton fue nombrado secretario de Turismo del Gobierno de la Dictadura apenas asumió Bussi. La hija de Harry, Luz García Hamilton se casó con Luis Manuel Paz, administrador del Ingenio Concepción, de Banda del Río Salí, y según algunos sitios que reivindican lo realizado por el régimen, “amigo dilecto” de Bussi. De hecho, este fue el padrino de la boda y Luis Manuel, a su vez, apadrinó el hospital de El Bracho, inaugurado por el gobernador de facto. 

El 7 de agosto de 1974 la organización Montoneros intentó secuestrar y dcel hecho resuletó primero baleado el hermano José María Paz. Tras ser internado murió 20 días después.
Marta Rondoletto destacó: “En Tucumán ocuparon cargos en el gobierno, muchos conocidos públicamente, entre ellos, por ejemplo, como secretario de Turismo, Harry García Hamilton. Los golpes estaban naturalizados...era lo que se acostumbrada a hacer y La Gaceta reflejaba eso. La Gaceta, en su línea editorial, estaba con el golpe, como lo estuvieron todos los diarios tradicionales”.

El informe completo es una joyita para historiadores que revela, además, el papel que cumplieron periodistas como Morales Solá o Escribano.