martes, 28 de julio de 2009

CLIMA DE ÉPOCA


¡Bienvenidos al futuro! ¿Qué esperaban de éstos agrogarcas? Aunque ciertos polvos y lodos vienen de antes, y estos personajes puedan cambiar de máscaras, difícilmente cambien de métodos ni de ideologías.

Ni siquiera están en el poder y ya se dan el lujo de reinvindicar a Martínez de Hoz. ¿Cuánto falta para que reivindiquen a Videla – Massera y Agosti?

Esto es lo que viene. No busquen por otro lado. A los progres trasnochados que se alegraron por la derrota de Kirchner, ahí está la prueba: la derecha lo aborrece por sus aciertos, no por sus errores (qué vaya si los tiene).

Y hablando de aciertos, no hay que ser un genio para esto: la baja de las retenciones al agro (que beneficiará a cien mil productores, como mucho) sólo cierra con AJUSTE que recaerá sobre el resto de trabajadores, jubilados, desocupados, etc. Aquí lo explican bien

Mientras esto ocurre, mientras se prepara la orgía oligarca, es patético y cómplice el silencio del Partido Radical, por ejemplo. Pero no es el único: Pino Solanas no envió ni un comunicado desde Santander, dónde brinda un seminario de cine.

¿Seguirán jugando al desgaste como dijo Buzzi? ¿Son rehenes de la mesa de desenlace o de los intereses de los multimedios? A esta altura no. Creo que no pasa por ahí. Son rehenes. Sí. Pero de algo más sofisticado e intangible: son rehenes de un clima de época.

Un clima de época que tiene sus propios oráculos, sus brujos, sus circos romanos y sus demonios. Sin ir más lejos, anoche tuvo picos de 30 puntos de rating un homenaje en lo de Tinelli a un ícono facistoide argentino como Mirtha Legrand. Lo que hoy por hoy “le gusta a la gente”, el reinado de la tilinguería que disfruta de descalificar al otro por "soberbio"



Vivimos, en este siglo XXI, a merced de quienes controlan los medios de comunicación de masas. Que controlan la agenda y la cabeza de la mayoría de la gente: cuando quieren decretan que debido a la “terrible inseguridad” no se puede salir a la calle. Cuando quieren se olvidan, y estalla el miedo por otro lado: debido a la gripe A ahora todos deberán salir con barbijos. En el medio, no les costará demasiado demonizar al político que se les antoje. Y convertir a la “gente” en corchos a merced del primero que llega con labia o con recursos suficientes para llevarnos a la tierra prometida.

Y sí… hay tiempos en los que necesitamos compañeros, guerrilleros, visionarios o estadistas. Y hay tiempos en que necesitamos catedrales, las telenovelas, el programa de Tinelli, los conciertos de Madonna, los noticieros de TN.

O sea: hay tiempos en que importan las referencias, señales, asideros donde echar mano cuando todo parece irse al carajo; y otros tiempos en que quizás importa menos la lucidez que el espectáculo, el compromiso que el miedo, las humanidades que la tilinguería.

En este clima de época yo ya encontré mi lugar: LA RESISTENCIA.

Cómo alguna vez dijo Arturo Pérez Reverte: la Cultura con mayúscula, la Literatura, la Historia, las Humanidades en general, son la única arma defensiva. De ella obtenemos aplomo, ideas, intuiciones y certezas, coraje para defendernos y sobrevivir. Las Humanidades nos cuentan de dónde venimos y cómo hemos llegado a ser lo que somos; hacen que nos comprendamos a nosotros mismos y a los demás. Nos sitúan, confortan y fortalecen, permitiéndonos asumir nuestra condición de eslabones en una cadena interminable, trágica y maravillosa al mismo tiempo. Nos hacen más fuertes, más sabios. Más libres


No faltará quien me trate de soberbio. De eso se trata…

2 comentarios:

Francisco de Zavalía dijo...

¿A quién reivindicó al Ministro Martinez de Hoz o al fundador de la SRA?
Pregunto honestamente porque no entendí ni el comentario que hizo ni la cobertura de los medios.

Aldo Ulises Jarma dijo...

Francisco, no seamos ingenuos, Llambías jugó con la ambigüedad, quizo mojar la oreja, gozar su hora de gloria.
O a cuento de qué reinvindicaría al fundador de la Sociedad Rural?
Todos sabemos lo que implica el apellido Martínez de Hoz, y cuando se lo invoca, Llambías sabía los fantasmas que estaba convocando. Y le resultó divertido... y seguramente lo disfrutó, y luego se vanaglorió con amigos.
Un macho el tipo... Y le terminó dando algo de aire a Kirchner...